Ni de los Vélez ni de los Bertrán, ¡¡¡el Castillo es de Mula!!!

Castillo de Mula

Castillo de Mula

Ni de los Vélez ni de los Bertrán, ¡¡¡el Castillo es de Mula!!!

          ¿Por qué decimos los muleños que el castillo es nuestro? ¿Por qué pedimos que nos lo devuelvan? ¿Por qué reclamamos su titularidad pública? ¿Estamos legitimados para ello? Veamos.

          Desde tiempo inmemorial, Mula tiene castillo en la cresta rocosa que protege el pueblo de los vientos del norte. El castillo es construido y reformado a lo largo de los siglos con el sudor, sufrimiento y rentas de los muleños adaptándolo a la cultura dominante en cada época. Pensamos, que la primera fortificación en este cerro fue un castellum romano construido a base de mortero de argamasa y piedra por los esclavos nativos para vigilar la calzada romana que unía Begastri con la vía Carthago-Complutum. Aún quedan restos visibles de un torreón y lienzo de muralla de este castellum fuera del recinto musulmán.

          Tras la invasión árabe, hacia el s. VIII-IX, el castellum romano es transformado (Perbellini, 1998) por los sometidos muleños en una alcazaba musulmana de tapial con un gran perímetro de murallas que baja desde la alcazaba para abrazar la medina de Mahula. A principios del s. X, el castillo ya es mencionado en textos árabes. La crónica Alfonsí del s. XIII lo describe así: “… Mula es villa de gran fortaleza y bien cercada y el castillo de ella es como un alcázar, alto, fuerte y bien torreado”.

          Después de la reconquista cristiana, de nuevo los muleños refuerzan las murallas y la vieja alcazaba musulmana de tapial la transforman en un castillo medieval cristiano a base de mampostería y sillares a lo largo de los s. XIV y XV. Todo ello, como ya hemos apuntado anteriormente, a costa de su trabajo, impuestos y parte del botín conseguido en las peligrosas cabalgadas que realizaban por tierras granadinas. Numerosos documentos dan cuenta de ello.

          En mayo de 1520 (Acero y Abad, 1886), el primer marqués de los Vélez, Pedro Fajardo Chacón, lleva a cabo la última reforma del castillo que se prolongaría varios años, según reza en las lápidas incrustadas en sus muros. En esta nueva remodelación, se derriba el muro norte y parte de la torre de la veleta para construir la gran sala de los veladores con recia bóveda de cañón para alojar artillería en su azotea. La torre del homenaje es elevada una planta más. También se derriba el viejo aljibe y se fabrica uno nuevo en sillería adosado al muro este de la torre. Como es sabido, esta reforma sería “costeada” con las rentas que se veían obligados a pagar los muleños a su “señor”.

          Pero no sólo con sus rentas contribuyen los muleños en la grandeza de su castillo. En la Edad Media, muchos dieron su sangre y perdieron la vida por defenderlo en las grandes batallas que se libraron en sus muros. En el año 291 de hégira (903 Gregoriano): “salió Lum Ben Muhammad y fue entrado (…) y el castillo de Mula, y fueron muertos en estos castillos cerca de setecientos elches (cristianos conversos)…”. El infante Alfonso, futuro rey Sabio de Castilla, túvola* cercada grandes días hasta que la entró a sangre y fuego conquistándola en una batalla épica ocurrida el 23 de mayo de 1244 (Escritura de Población, 1306). Repoblada de cristianos, un año después, Fernando III el Santo y su hijo, el infante Alfonso, le concedían fueros y privilegios como villa de realengo prohibiendo que nadie la enajenara de la Corona (Fuero de Córdoba, 1245. A.M.Mula).

          A finales del siglo XIII, tiene lugar el hito histórico más grande jamás realizado por pueblo alguno en este reino. Tras la invasión aragonesa del Reino de Murcia, de nuevo los muleños darían la vida por defender su castillo y murallas frente a las numerosas tropas de Jaime II armadas hasta los dientes con todo tipo de ingenios de guerra. Mula fue la única villa del reino que mantuvo una resistencia numantina al cerco y asedio aragonés que duró más de seis años hasta que los reyes de Castilla y Aragón firmaron la paz (Del Estal Gutiérrez, 1985). Sin duda, estas epopeyas muleñas forman parte de las grandes batallas del Medievo español reconocidas en las crónicas castellanas y aragonesas y jalonan la Historia de Mula. “Allí moraban castellanos” dice la Crónica de Fernando IV.

          Pero un mal día, el 12 de septiembre de 1430, Mula pierde su condición de villa deDocumento realengo pese a que lo prohibían sus privilegios y fueros. Ese día, el muleño Alfonso Yáñez Fajardo II, Adelantado Mayor del Reino de Murcia, presenta al concejo reunido en la iglesia de San Miguel (ermita del Carmen) una albalá del rey Juan II por la cual, donaba la villa y su castillo al dicho Fajardo (GEBETE, caja 6, fol. 13; ADMS, leg. 33). Desde entonces, Mula pasa a ser señorío de la familia Fajardo, futuros marqueses de los Vélez.

          No quedaron muy conformes los muleños con servir y pagar sus tributos a señor alguno. Por ello, veinte y dos años después, en 1452, se apoderan de la villa y castillo con ayuda del “rebelde” Fajardo el Bravo (Torres Fontes, 1943) e impiden la entrada a su “señor”, el Adelantado Pedro Fajardo Quesada, primo del otro. Recuperado cinco años después el control de Mula por el Adelantado Mayor Reino con la ayuda de las tropas de Enrique IV, los muleños quedan nuevamente bajo la tiranía de los Fajardo.

          En 1520 la historia se repite, en esta ocasión con el nieto del anterior. De nuevo, los muleños aprovechando la Rebelión Comunera,  se hacen con el control de la villa y su castillo. Expulsan a los fajardistas* y obligan a Pedro Fajardo Chacón, primer marqués de los Vélez, a firmar en la puerta de Yéchar una serie de puntos si quería entrar en la villa (Sánchez Maurandi, 1956). Los muleños se comprometían a reconocer su señorío a cambio de que éste no se inmiscuya en los asuntos municipales. Cuatro años después, el marqués consigue que el rey Carlos I anule estos acuerdos. Desde entonces, la lucha entre los muleños y el marqués de los Vélez por hacerse con el control de la villa duraría siglos de pleitos hasta la abolición del régimen señorial en 1837.

          Pero, en esta abolición quedó una espina clavada en los muleños: SU CASTILLO. Su propiedad debió volver al pueblo de Mula del que fue expoliado cuatro siglos antes. En esta centuria del diecinueve, el XIII marqués de los Vélez se deshace de sus posesiones en Mula donándolas a su hermano menor. Sería un herederos de éste, Tristán Álvarez de Toledo y Gutiérrez de la Concha, quién vendería todo su legado a Alfonso Chico de Guzmán en 1897. Pero, éste rico hombre de Cehegín no compró en realidad el castillo, sino una porción de tierra donde estaba situada la fortaleza, la cual parece no interesarle mucho. De hecho, no fue inscrita en ese momento en el Registro de la Propiedad de Mula. Sería su nieta, María Concepción Pidal, casada con Bertrán de Lis, la que registra el castillo en 1942 por 250 pesetas. (Gutiérrez García, 2015) Es cierto que el marqués de Pidal, casado con la única heredera de Chico de Guzmán, reparó las bóvedas de las azoteas para evitar su derrumbe (González Simancas, 1905), pero no es menos cierto que el castillo continuó abandonado a su suerte.

          Dada la prolongada situación de ruina y desamparo en que se encontraba la fortaleza, el Ayuntamiento de Mula decide recuperarla allá por los años sesenta del siglo veinte. Con la ayuda, en aquel tiempo, de Bellas Artes es restaurado  en la década de los ochenta con una inversión pública cercana a los 150 millones de pesetas. A falta de su musealización, en diciembre de 1989 el castillo abre sus puertas a la ciudadanía. Apenas si había pasado un mes de su apertura cuando, la familia Bertrán de Lis y Pidal inscribe el inmueble en el Registro de la Propiedad y reclama su dominio al Ayuntamiento. Tras una década de reclamaciones, pleitos y apelaciones, en 1999 el Tribunal Supremo sentencia a favor de los Bertrán. Este fallo del Supremo se convierte en una condena para el castillo, ya que, en ningún momento los nuevos propietarios se hacen a cargo de la fortaleza, ni tan siquiera se dignan a hacer acto de posesión. Su intención no es otra que hacer caja, cuenta de ello da la prensa de la época.

          Poco le importa a esta gente la HISTORIA Y EL SENTIR MULEÑO, más bien nada. Pero el pueblo no se resigna a perder su castillo sin pelear. Se niega a seguir viendo como su símbolo de identidad, su leyenda, se desmorona ladera abajo, piedra a piedra, sillar a sillar. Los muleños no quieren asistir impasibles, inmunes a tanta humillación y menosprecio. Por mucha “Grandeza de España” que tenga uno, el Pueblo de Mula no es “feudo” de nadie, ni sus ciudadanos vasallos de “señor” alguno.

          LogoAnte tanta incuria, ante tanta ignominia, muchos siglos después, nace la Plataforma Ciudadana MULA POR SU CASTILLO para recoger el testigo de aquellos aguerridos muleños dispuestos a dar su… tiempo libre (y algo más) para devolver al castillo y Pueblo de Mula la dignidad que merece. En esta ocasión, los muleños no empuñan las armas, con la Ley del Patrimonio 4/2007 de la Región de Murcia y la Constitución en la mano, la Plataforma exige a la Administración Regional medidas urgentes contra sus propietarios para restaurar y musealizar* el castillo. Fuerza y honor es su lema, no descansarán hasta conseguir que se haga justicia con el Castillo de Mula.

          Es posible que todo un pueblo esté equivocado, o no. Pero después de tantos siglos de sacrificio para construirlo, de tanta sangre derramada por defenderlo. Después de tantos tributos pagados para consolidarlo y reformarlo a lo largo del tiempo. Después de recuperarlo del abandono más absoluto. Después de tanta humillación, ¿no es de justicia que el castillo sea de los muleños?

Mula, 2 de marzo de 2016

Juan Gutiérrez García.

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

#AbrazoalCastillo

ABRAZO AL CASTILLO

     El 10 de abril de 2016, Mula va a vivir otro día histórico con un acontecimiento reivindicativo único en el mundo, el #AbrazoalCastillo. De nosotros depende que ese día entre en nuestra historia por la puerta grande o sea un fracaso absoluto. El SENTIR MULEÑO no puede asistir impasible, inmune a tanta humillación y menosprecio como pueblo. Nosotros no somos “feudo” de nadie, ni vasallos “señor” alguno. El imperio de la ley es para todos los españoles igual, por mucha “grandeza de España” que tenga uno.

     Durante muchos siglos, el Castillo y sus murallas abrazaban la villa de Mula para proteger a nuestros antepasados de invasores sangrientos y epidemias mortíferas. El paso del tiempo, abandono y vandalismo han mermado sus fuerzas y sus muros se encuentran en un estado de abatimiento lamentable. Nuestra fortaleza languidece y necesita de nuestra ayuda con urgencia. Es vergonzante para un pueblo ver como su símbolo de identidad, su historia, se desmorona ladera abajo piedra a piedra, sillar a sillar. Por eso, los muleños le vamos a devolver el abrazo, para pedir que nos devuelvan el castillo tal cual nos fue arrebatado.

     Por ello, la Plataforma Ciudadana MULA POR SU CASTILLO, solicita la colaboración de todos los muleños y murcianos en general, y os pide que acudáis el 10 de abril, a las 10 de la mañana, a la plaza del Ayuntamiento donde nos concentraremos para iniciar el mayor abrazo del mundo a castillo alguno. Para ese inmenso y sentido abrazo, hacen falta al menos dos mil almas, a ser posible, con su correspondiente camiseta celeste. Te esperamos, no le falles, el Castillo te necesita. MULA POR SU CASTILLO.

#AbrazoalCastillo

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Zurbano y Ribera de los Molinos

Ruta del Tren (Vía Verde)

Ruta por la Vía Verde del Río Mula camino del Balate. Hoy he querido comprobar por mí mismo, la utilidad del tan traído tramo del antiguo ferrocarril de eZurbanol Zurbano y Ribera de los Molinos, excluidos del recorrido de la Vía Verde desde su creación en 1998. Como peregrino a Caravaca, lo que quiero es llegar a mi destino cuanto antes, no perder el tiempo y esfuerzo dando un rodeo por este tramo de unos cuatro kilómetros. Como andante, el trazado y estado del mismo me es indiferente, los senderistas nos adaptamos al sendero y recorrido por muy complicado que sea, inclusa marcamos nuestra propia ruta. En cuanto al atractivo turístico que puede tener para Mula, creo que cero.

La única forma de hacer rentable turísticamente los 300.000€ que cuestan las obras de acondicionamiento para incorporar el trazado de el Zurbano y Ribera de los Molinos a la Vía Verde, es hacer pasar a los peregrinos por el casco histórico de Mula. Para ello hay que desviar el trazado a la altura del Curtís por medio de un túnel para llegar al convento de San Francisco y continuar por la calle del Caño, Plaza Ayuntamiento, San Miguel, GradasRibera de los Molinos del Carmen, Santo Domingo, Convento de las Monjas, Molino Primero y Pintado, para coger el camino dirección Ribera de los Molinos, el Zurbano quedaría excluido. Por tanto, bajo mi punto de vista, la incorporación de estos tramos al actual recorrido me parece inútil.

Eso sí, el camino se ha “quedao mu bonico” para los dueños de las fincas lindantes de estos parajes, enhorabuena a los agraciados.

Recorrido 11 km. Tiempo 2 horas 15 minutos. Esfuerzo bajo. Desnivel 230 m. acumulados

Publicado en Ciudad de Mula | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Asalto al Castillo de Mula

          ASALTO AL CASTILLOAsalto (37)a

El 4 de octubre de 2015, Mula vivió un día memorable. Un día que ha entrado por la puerta grande en los anales de su historia y será recordado por generaciones de muleños orgullosos de haber formado parte de la #MareaCeleste que “Asaltó el Castillo”. Un día en el que más de un millar de personas: abuelos, madres, jóvenes, niños, sintieron el orgullo y la dignidad de ser muleñ@. Hubieron otros miles de muleños que quisieron estar, pero no pudieron por sus circunstancias personales esa mañana de octubre, aunque estaban con el corazón apoyando esta noble causa. Desgraciadamente, también es cierto que hubieron otros muchos que pudiendo estar no lo hicieron por sus “incircunstancias”, (1) entre ellos, gentes “comprometida” con la cultura y el patrimonio de nuestro pueblo, allá cada cual, nadie soy yo para juzgarles, que lo haga la historia.

          El ASALTO AL CASTILLO, ha sido la actividad estrella de la Plataforma Ciudadana Mula por su Castillo desde su origen. Todo surgió un día cualquiera del tórrido y asfixiante verano 2015. Un grupo de muleñ@s reunidos en torno a unas mesas de una cafetería, deciden formar una Plataforma Ciudadana para sacar el Castillo de Mula del abandono y desidia en el que había entrado en los últimos veinticinco años, en los cuales, sus dueños nada quisieron saber de él. Un largo periodo de pleitos, negociaciones y desencuentros que han dejado la fortaleza en manos del inapelable paso del tiempo y vandalismo.

          Como decíamos, tras varias reuniones deciden dar forma legal (2) a la Plataforma, eligen un nombre, hacen un logo, redactan un manifiesto y nombran unos portavoces para llevar el malestar muleño por todos los rincones de la región, y del planeta si hace falta. Todo ello, no tendría sentido sin el apoyo del pueblo. Moldeado todo lo expuesto, deciden someterse al beneplácito de los colectivos sociales y ciudadanía en general en una asamblea popular. Aprobados por todos los asistentes los acuerdo tomados previamente por este grupo de trabajo, el 23 de julio de 2015 nace oficialmente la plataforma ciudadana MULA POR SU CASTILLO, cuyo único fin es recuperar la dignidad de su castillo y el orgullo de un pueblo.

Seguir leyendo: Asalto al Castillo de Mula

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Año 2020, el Castillo de Mula abre sus puertas al público

CASTILLO DE MULA, AÑO 2020

          ¿Por qué no soñar? Hoy es un gran día para la historia de Mula. Hace cinco siglos, tal día como hoy, Pedro Fajardo Chacón I marqués de los Vélez, ordenaba reformar el Castillo de Mula con carta fechada el 5 de mayo de 1520 desde Cuevas de Almanzora. Unos años después, terminarían las obras dejando la imagen actual, a la cual le falta la coronación de almenas.

Castillo de Mula

Castillo de Mula

         Litigios, intentos de compra fallidos, donaciones frustradas, presión ciudadana…, el Castillo vuelve abrir sus puertas al público con máximo esplendor después de treinta años de abandono y cierre. Las reformas y restauración de la fortaleza y su entorno han sido un gran trabajo de rehabilitación y decoración del inmueble. Incluso, podríamos decir que mucho mejor de lo que podíamos esperar. Este año de 2020 pasará a la historia de Mula.

         Decoración 1Nada más tomar la carretera de acceso, nos damos cuenta que ha sido ensanchada y se ha construido una nueva explanada en la Cañada del Hambre para aparcamiento de autobuses. Las explanadas ya existentes han sido ampliadas y acondicionadas. En ambas, las laderas se han reforzado con zócalos de piedra y ajardinadas la parte alta, mientras que, en los cortados se han levantado unos pequeños muros intercalados para limitar los aparcamientos. Toda la zona ha sido asfaltada.

         Continuamos a pie por el camino de acceso al Castillo y vamos observando el gran cambio experimentado todo el entorno. El camino ha sido empedrado y, al igual que en los aparcamientos, la ladera del castillo se ha reforzado con zócalo de piedra y la parte alta ajardinada. El cortado del camino se ha protegido con muros de cuatro metros de largo por uno de alto combinados con barandillas de gruesos barrotes de igual medida.

         Para los que hemos visto durante tantos y tantos años la ruina del patio de armas, su reconstrucción ha quedado espectacular, soberbia, orgullosa. La puerta de entrada es un amplio arco de estilo árabe construido a base de ladrillo de adobe con doble hoja de forja. Ya en el interior, vemos que todos los torreones y paredones de la muralla han sido reconstruidos con tapial. Las torres de poniente y levante se han recrecido y ambas han sido acondicionadas para los visitantes. Pero lo que más llama la atención, y nos satisface, es que todo el perímetro del patio de armas ha sido coronado de almenas, grandioso.

         Se ha emparejado el terreno del patio y protegido el pozo para evitar accidentes. LaDecoración 2 escalera de acceso al adarve de la muralla se ha reformado con escalones mucho más cómodos para subir, todos ellos con pavimento de piedra. El adarve de ingreso al castillo presenta varias novedades. Como ya hemos indicado, el parapeto ha sido reconstruido íntegramente y coronado de almenas comunes como debió estar originalmente. No puedo resistir la tentación de asomarme por estas almenas, la pasión por el castillo me hace experimentar una extraña y agradable sensación. En la parte de la muralla que da al patio se ha puesto una fuerte barandilla sujeta a unos pilares que suben desde los cimientos y que sirven de contrafuerte para la muralla. El puente levadizo que había de hormigón ha sido retirado y puesto uno de recia madera protegido para evitar caídas.

         La puerta falsa, como llamábamos de niño la entrada principal, recupera el portón (destruido) de madera forrado de chapa con el dibujo del escudo de Mula. El patio interior ha experimentado pocos cambios. El más llamativo es la instalación de un enorme cristal, a modo de pared, para proteger del viento y frío la nave de los veladores. En el centro del mismo, se ha grabado una imagen del castillo. La puerta del albacara sigue tal cual estaba y la tronera del muro norte se ha protegido con una sencilla rejilla. También se ha canalizado el agua de lluvia. Al parecer, hay proyectado poner una escalera de hierro para subir a la azotea desde el patio, mucho más cómoda que la original existente en la torre de la veleta.

         Reo en mazmorraSeguimos la ruta y desde el patio entramos en la nave de los veladores o de guardia, la cuadra de los caballos le decíamos en mi niñez. El cambio de la nave sencillamente espectacular. La construcción del castillo en una peña rocosa provoca los desniveles existentes en la plaza de armas. El acceso a la nave se hace bajando unos pocos peldaños que han sido mejorados para más comodidad. El piso de la zona baja se ha enlosado y construidos unos escalones a todo lo ancho de la nave para subir el desnivel de la peña. La decoración nos traslada al Medievo con estandartes, escudos, armeros de lanzas, espadas, ballestas y otros objetos y muebles de época.

         Subimos el desnivel de la nave y entramos a la sala del portero o de guardia. Los muros y arcos de los vanos de esta sala han sido restaurados y reforzados dado el mal estado en que se hallaban. Se han tapado las aspilleras con cristal para proteger del frio y dejar entrar la luz. El piso también ha sido enlosado y la escotilla de vigilancia de la mazmorra se ha protegido con cristal. La letrina que había situada en el muro de poniente ha sido reconstruida. La decoración de esta sala es de estilo bajomedieval con muebles, pertrechos y aperos de la época.

         Decoración 3Salimos de nuevo a la nave por la parte del espolón. En toda esta zona elevada, el suelo ha sido emparejado con mortero de cal y arena para más comodidad. Seguimos el itinerario y nos encontramos con el escotillón de madera que da acceso a la mazmorra situado justo en el vano del zaguán de la torre de la Veleta. Debido a su emplazamiento, este escotillón hace de pasarela, por lo que no se permite abrir para bajar. Una pantalla nos muestra el pasadizo y mazmorra con sus instrumentos de tortura para los reos. La intervención en la mazmorra se ha ceñido a consolidar los muros. Continuamos.

         Nada se ha podido hacer para mejorar la escalera que nos sube a la azotea de la plaza de armas (plaza baja). Los empinados peldaños (42 cm) dificulta la subida, por lo que se ha decidido mantener la solución adoptada hace treinta años, es decir, un pequeño peldaño de ladrillo en los escalones de piedra originales para mitigar la altura, aunque no deja de ser complicado el ascenso. Salvado el escollo de la escalera, nos encontramos en la terraza de armas. Aquí los trabajos de restauración han consistido en borrar las pintadasArmaduras y lanzas a de los muros, restituir los matacanes caídos y poner rejas en todas las troneras. En una de ellas se ha puesto una hoja de madera que se abre hacia arriba como estaba originalmente. La escalera de acceso a la terracilla de ronda del muro norte, ha sido modificada con respecto a la anterior, dado el peligro que representaba. Ésta es de hierro con barandillas laterales sujeta al antemuro para impedir el peligroso paso al andén de la torre puntada. Toda la terracilla y adarve del paseo de ronda se ha protegido con una fuerte barandilla para seguridad de los visitantes. Dos viejos cañones con bolaños, una catapulta y otros artilugios de guerra ornamentan la azotea.

         Seguimos el recorrido dirección a la torre de homenaje (plaza alta). Protegido el foso-patio, cruzamos el puente (levadizo) he ingresamos en la torre, último reducto del baluarte. La entrada se hace directamente sobre la sala principal del castillo situada en la última planta. Aquí la restauración ha consistido en borrar las pintadas (al igual que en todo el castillo), se ha puesto una reja en el balcón de la “reina”, como estaba originalmente, se han reparado los bancos laterales y la ventana ya existente. LaDecoración 4 decoración de esta sala ha sido esmerada. Una gran mesa con sillón sobre un tabernáculo forrado con alfombra roja, a los lados, dos armaduras de época. Sobre la pared, a espaldas de la mesa, cuelga un enorme tapiz con el escudo de armas del I marqués de los Vélez. En los muros laterales, otros dos tapices con las armas de La Cueva y Silva, segunda y tercera esposa de Pedro Fajardo. El hogar y alacena también han sido destacados. Arcones y otros muebles decoran esta sala destinada al señor o alcaide de la fortaleza.

         Desde esta planta subimos a la azotea de la torre homenaje. La claraboya de ingreso a la terraza ha sido protegida con una mampara para evitar el agua de lluvia y permitir la entrada de luz. Vemos que se ha restaurado el muro de la esquina suroeste que se encontraba en muy mal estado. Se han borrado las pintadas y recuperado todos los matacanes. Un detalle agradable ha sido la reconstrucción de la última almena (los niños de mi época le llamábamos el mirador de la reina) con sus banquetas y sillares que volaban sobre los matacanes. La escalera que sube al andén de los muros de la torre, ha sido protegida con una puerta de barrotes de hierro para impedir el peligroso acceso. Aquí la decoración es semejante a la de la plaza de armas. Destacar que en el muro que da vistas al pueblo, ondean las banderas oficiales.

Decoración 5Volvemos sobre nuestros pasos a la planta alta y bajamos a la intermedia. Aquí, más que hablar de restauración hay que hablar de decoración ya que la sala se encontraba en buen estado. Se ha instalado una buena iluminación y la decoración se ha centrado en recrear los aposentos de los veladores del castillo con muebles y objetos personales.

         La planta baja, al igual que la anterior, pocos pegotes de yeso se han echado. Ésta también ha requerido una fuerte iluminación artificial. Esta sala ha sido dedicada a la historia del castillo. Se ha puesto una maqueta con la recreación Medieval de Mula, paneles explicativos, fotografías y una pantalla que nos narra la construcción y avatares de la fortaleza a lo largo de los siglos.

         Desde aquí accedemos al torreón del aljibe. Tampoco ha necesitado mucha obra este cuerpo, tan solo protección de las troneras y vanos. En la planta de arriba se ha colocado un torno sobre el brocal del aljibe simulando la extracción de agua. Vasijas, espuertas, ánforas y otros elementos de almacenamiento. En la planta baja, más o menos lo mismo, salvo en el brocal que se ha puesto un cristal e iluminado el aljibe.

         A nivel general decir que se han sellado con un mortero especial todas las hendiduras de la peña que sustenta la fortaleza. Las grietas de los muros han sido reparadas. Se han rellenado las juntas desnudas de los sillares. Protegido todos los vanos y alturas. Los muros interiores se han lacado para evitar el polvo y desprendimiento del rejuntado.

         En resumen, la restauración y decoración del Castillo ha superado las expectativas de la ciudadanía, un gran trabajo que devuelve al Castillo de Mula la dignidad perdida en estas décadas de abandono. El Castillo de los castillos de la Región de Murcia.

Castillo Mula - Patio interior

Castillo Mula – Patio interior

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

La última batalla.

 

«Si, la significación del momento histórico es mantener viva la memoria de las civilizaciones antiguas y los hechos notables pasados, así el Castillo de Mula no debe ser, sino consecuencia de lo que ha sido y el Ayuntamiento como representante del pueblo debe adquirir este venerable monumento de los muleños y cuidarlo y conservarlo a perpetuidad, para enseñar a propios y extraños esta fortaleza de otros tiempos, símbolo y reliquia de hazañas heroicas y motivos de orgullo de un pueblo que, como el nuestro, tan limpiamente ha intervenido en las causas y empresas de nuestra amada Patria.»

Mula año 1932

ANITA ARNAO GARCÍA

 

LA ÚLTIMA BATALLA

LA NUEVA RECONQUISTA DEL CASTILLO DE MULA

     Todo parecía ir bien… La campaña iniciada en los años sesenta por Gea Rovira en la prensa regional[1] para la restauración del Castillo surte efecto unos años después. A principios de los setenta las autoridades locales comienzan a mover el asunto. En un principio se habla de la posibilidad de construir un parador en el Castillo, finalmente se recurre a Bellas Artes para restaurarlo y ponerlo en valor. Las obras se llevan a cabo en tres fases y finalmente se abre al público a finales de 1989. Incluso se ruedan varias películas y una serie de tv en su entorno.

          Pero… Unas pocas semanas después, en una fría mañana de enero de 1990,  los muleños se despiertan con una noticia sorprendente: nueve vecinos habían registrado a su nombre el Castillo de Mula.[2]  La noticia corría de boca en boca entre los lugareños como un reguero de pólvora. No daban crédito a la noticia, siempre pensaron que el Castillo pertenecía al pueblo. Pero no eran vecinos de Mula, ni lo fueron nunca. Son nueve hermanos apellidados Bertrán de Lis y Pidal, herederos de María Concepción Pidal Chico de Guzmán,[3] hija de marqués de Pidal y Cristina Chico de Guzmán, dueños de la finca “El Carrascalejo”.

          De nuevo la historia se repite. 560 años después, el Castillo vuelve a ser enajenado del pueblo. En aquella ocasión, 12 de septiembre de 1430, fue por donación real de Juan II a Alfonso Yáñez Fajardo II, Adelantado Mayor del Reino de Murcia. En ésta, aunque parezca una broma, han sido los hermanos Bertrán los que se han adelantado al pueblo y han inscrito el Castillo a su nombre. Para colmo, fue un auto regalo de reyes que se hicieron los mencionados hermanos ya que la inscripción en el Registro de la Propiedad de Mula a título de herencia la hicieron en vísperas de los Reyes Magos de Oriente. Paradojas del destino.

          Según el historial registral dado a conocer por Gil Ledesma, el Castillo fue inscrito en 1942 como finca urbana «un antiquísimo castillo con sus muros exteriores, todo en lamentable estado de ruina y destrucción, sito en la cúspide de la montaña en cuya falda del mediodía está asentada la ciudad de Mula, valorado en 250 pesetas…»[4]

Seguir leyendo: https://juangutierrezgarcia.files.wordpress.com/2011/10/la-c3baltima-batalla-sobre-el-castillo-de-mula.pdf

Castillo de Mula. 20

 

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Entorno Natural Protegido para Caputa

Espacio Natural Protegido para el entono de Caputa

     El Charcón, Fuente Caputa          El paraje de Caputa y Rambla Perea necesitan ser protegidos. Es urgente la declaración de Zona Natural y Arqueológica Protegida. Un estatus legal que preserve su estado natural y consolidación de sus yacimientos por los siglos.

         La espectacular belleza del entorno, está masificando la zona sin ningún tipo de control en el acceso de vehículos y personas. La degradación del medio ambiente por el mal uso de este espacio natural está afectando gravemente al ecosistema, amén, del riesgo de incendio por el nulo control de las actividades de los visitantes.

         Urge la protección y adecuación para los visitantes con carteles informativos para que se respete la flora de ribera y fauna. También la prohibición total de hacer fuego en todo tiempo en este espeso bosque de pino carrasco que crece al amparo de la rambla. También es urgente la reparación de la presa medieval situada fuente arriba, ya que ésta, desde hace algún tiempo no embalsa agua por estar agrietada.

         Fuente Caputa y Rambla Perea se encuentran al norte del término municipal de Mula en un espacio geológico privilegiado y lleno de contrastes. Desde tiempos ancestrales, el agua brota de un manantial situado al pie de la falda norte del monte conocido como Lomo Herrero donde confluyen, por una parte, las agrestes y áridas tierras de los campos de El Ardal y Veto y por otra, los montes de Cejo Cortado (Sierra de Ricote) y el propio Lomo Herrero. A poco más de cien metros del nacedero, las suaves vertientes de Caputa y Zapata, junto con la rambla de Veto, se funden para dar vida a la profunda y caliza Rambla Perea. Una rambla espectacular en su cabecera con tramos de enormes paredes pétreas y un lecho rocoso esculpido a lo largo de los siglos por el fluir del agua de la fuente que nunca ha dejado de brotar.

         Pese a la generosidad que ofrece este lugar al visitante, hoy día estos parajes se encuentran deshabitados y casi incultivables por su bajo rendimiento agrícola. Tampoco abunda el pastoreo por la zona dada la escasez de pastos para el ganado y su baja rentabilidad. Pero esto, no siempre fue así.

         En la antigüedad, estos áridos y solitarios campos eran espesos bosques donde abundaba la caza y el cultivo. La existencia de numerosos restos arqueológicos en el entorno de la rambla y la fuente, nos indican la presencia del hombre desde la prehistoria, por lo menos, así lo atestiguan los yacimientos del Paleolítico y con Arte Rupestre aparecidos en el entorno de la rambla. La presencia de Roma no podía faltar en un lugar como este. Su huella la podemos ver cerca del manantial donde aún se conservan vestigios de lo que siglos atrás fue una importante villa romana de algún rico centurión hispano, o tal vez de algún famoso gladiador. La extensa villa contaba con termas (destruidas hace algunos años), zonas de jardín y huerta que eran abastecidas con el agua almacenada en una presa construida hacia los siglos IV-V de nuestra era a kilómetro y medio de la fuente vertiente arriba. También está documentada la existencia de un eremita en la Baja Edad Media llamado Perea, al cual debe su nombre la rambla.

         La rambla también fue utilizada en época imperial como camino natural de comunicación según se desprende por los restos de calzada a base de mortero que aún se conservan junto a ésta. En realidad, el entorno de Caputa durante muchos siglos fue un cruce de destinos. Caminos y vías pecuarias se unen o salen de aquí en todas direcciones como la Rosa de los Vientos. La Cañada Real de Calasparra, la Vereda de Yéchar, junto a la Vereda del Pantano, conducían el rebaño hasta el abrevadero de la fuente. De aquí parten los caminos de Ricote, Veto y el Cordel (ahora Taibilla) al cual se le une el camino de la rambla a la altura de la Majada de las Vacas. Un sinfín de vías pecuarias hoy en desuso como tales.

         En el Medievo, estos bosques dejan paso a la siembra y se convierten en una inmensacentral-elc3a9ctrica-de-perea-mula[3] dehesa de pasto para el ganado conocida como Cajitán, donada a Mula por privilegio de Alfonso el Sabio. Las aguas de la fuente y la nueva presa construida junto a la antigua presa romana sirven de abrevadero para el pastoreo de la comarca y los rebaños trashumantes que bajaban desde Castilla por la mencionada Cañada Real a pasar la invernada en esta dehesa.

         Con la desaparición de las incursiones moriscas tras la caída del Reino de Granada, se intensifica la vida por estos campos cercanos a Caputa. Las roturaciones se multiplican a partir del s. XVI, y estos prados se llenan de cortijos y haciendas, crece el cultivo de trigo y cebada y aumenta el pastoreo. Este estatus se mantuvo hasta el segundo tercio del s. XX, cuando la llegada de la revolución industrial deja los campos de cultivo casi vacíos de presencia humana.

         En definitiva, este legado natural y arqueológico tan singular debe ser preservado para futuras generaciones. Para eso es necesario tomar medidas políticas y legales que regulen, tanto el tema de los visitantes, como el tema del agua que debe circular por la rambla para mantener el ecosistema vivo.

Publicado en Ecología | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Manifiesto de la plataforma “Mula por su Castillo”

Manifiesto de “Mula por su Castillo”

Hartos de falsas promesas y medidas incumplidas, el 23 de julio de 2015 los muleños se constituyen en una plataforma ciudadana: “MULA POR SU CASTILLO”. Esta plataforma se crea como último recurso de presión para frenar el grave deterioro del Castillo y devolverle la dignidad perdida desde que el Tribunal Supremo fallara en enero de 1999 a favor de la familia Bertrán de Lis y Pidal. Desde entonces, el Castillo se encuentra en estado de abandono y ruina progresiva. La misión de esta plataforma, según reza en su manifiesto, es presionar a propietarios y gobernantes para que se cumplan los artículos 8 y 9 de la Ley 4/2007 del Patrimonio de la Región de Murcia. En dicho MANIFIESTO se recogen las inquietudes de un pueblo que ve como su castillo, uno de los monumentos más emblemáticos del viejo Reino de Murcia se arruina sin que las autoridades pongan freno a esta aberración monumental.

Las recientes declaraciones efectuadas por la Directora de Bienes Culturales el día 30 de julio a la televisión pública 7RM, causaron una gran sorpresa y malestar entre los muleños. Su desconocimiento de la situación real del Castillo quedó patente al manifestar, más o menos, que: “ellos (se refiere a la Comunidad Autónoma) tienen que velar por que el castillo esté bien y que está en buenas condiciones. (…) Con la ley en la mano. Los propietarios deben abrirlo cuatro días al mes”. Desgraciadamente, como se puede apreciar en las fotos al pie del artículo, el Castillo no está bien, nada bien. Carece de todo elemento de seguridad: adarve de ingreso sin protección, puentes derruidos, escaleras en mal estado, troneras sin protección, fosos sin barreras, acceso a los adarves de los muros, etc. A esto hay que añadir el desprendimiento de matacanes y otros elementos. Materialmente es imposible abrirlo al público sin una rehabilitación en condiciones. Y añadió que: “El Ayuntamiento de Mula es la cuarta parte del castillo y nosotros no tenemos por qué comprar acciones.” Esto sin duda es lo más preocupante. Por una parte, decir que el Ayuntamiento sólo tiene el cinco por ciento de la propiedad, donación de uno de los herederos. Por otra, y es lo que más preocupa al pueblo, dio a entender que “ellos” no tienen por qué comprar acciones del Castillo. Desconocemos las reacciones de la plataforma a estas declaraciones. Estaremos al tanto.

Enlace de las declaraciones, comienzan minuto 29. http://webtv.7tvregiondemurcia.es/informativos/informativos-tarde/2015/jueves-30-de-julio/

LogoLa plataforma “MULA POR SU CASTILLO” hace un llamamiento a toda la ciudadanía para que firme en change.org en apoyo de su petición a la Comunidad Autónoma de Murcia para que se cumpla la Ley del Patrimonio. Tu firma es importante para frenar el proceso de ruina en el que ha entrado el Castillo, gracias. Al final del artículo puedes ver una muestra del estado actual del Castillo de Mula. Enlace de firmas:

https://www.change.org/p/comunidad-autonoma-de-la-region-de-murcia-desde-la-plataforma-se-exige-a-la-consejer%C3%ADa-de-cultura-de-la-comunidad-aut%C3%B3noma-de-la-regi%C3%B3n-de-murcia-que-haga-cumplir-la-ley-de-patrimonio-cultural-y-recupere-el-castillo-para-el-pueblo-de-mula?recruiter=349217492&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink

MANIFIESTO

En el año 2020 se cumple el V Centenario del inicio de la construcción del Castillo de Mula y la fortaleza se encuentra en estado de deterioro como consecuencia del abandono al que la tienen sometida sus propietarios.

Manifiesto Mandado construir en 1520 por Pedro Fajardo, primer marqués de los Vélez, tras dos siglos de esplendor el monumento comenzó a ser abandonado convirtiéndose en un edificio ruinoso, que fue rescatado y restaurado por el Ayuntamiento en el último tercio del siglo XX, momento en el que comenzó el pleito por su titularidad.

Han pasado más de quince años desde que el Tribunal Supremo dictó sentencia a favor de la familia Bertrán de Lis y Pidal y el castillo se encuentra cerrado y descomponiéndose por el inexorable paso del tiempo, sin que las autoridades encargadas de la defensa y conservación del patrimonio hagan nada por hacer que se cumpla el artículo 8.1 de la Ley 4/2007 de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia, que viene a decir que, entre otros deberes, “los propietarios, poseedores y demás titulares de derechos reales sobre bienes de interés cultural deberán conservarlos, custodiarlos y protegerlos para asegurar su integridad y evitar su destrucción y deterioro.”

Han sido numerosos los intentos por parte de nuestro Ayuntamiento para hacerse con la propiedad de nuestro añorado Castillo, chocando una y otra vez con la burocracia administrativa, que hace caducar todo intento de recuperar nuestro símbolo.

Cada intento fallido es un atentado a nuestra imagen como ciudad y a nuestra autoestima como pueblo, por ello, como ciudadanos, EXIGIMOS a la Consejería de Cultura y a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia que haga cumplir la Ley de Patrimonio Cultural y recupere el Castillo para el pueblo de Mula.

La desidia y abandono monumental en el que se encuentra el Castillo no debe continuar por más tiempo. En consecuencia, la ciudadanía de Mula, preocupada por la imagen de su monumento más señero, se moviliza expresando su malestar por la situación actual, promoviendo las necesarias actuaciones de apoyo, concienciación y reivindicación y constituyéndose en plataforma ciudadana con un doble objetivo:

  1. Que el Castillo de Mula pase a titularidad pública, como patrimonio histórico-artístico de todos los muleños.
  2. Que se lleven a cabo las actuaciones de conservación y restauración necesarias en el monumento.

No podemos olvidar que el Castillo, una voz que clama en el desierto, necesita recuperar su esplendor para ser legado a las generaciones futuras. Los administradores regionales han olvidado que el patrimonio pertenece a los ciudadanos y que es su sensibilidad la que da valor al monumento. Hemos oído la voz lánguida de nuestro castillo y lo vamos a llevar al oasis del que nunca debería haber salido, que no es otro que la ciudad de Mula.

Mula, 23 de julio de 2015.

Adarve de ingreso

Azotea torre homenaje

Puerta de ingreso

Puerta de ingreso

Interior torre homenaje

Desprendimientos

agosto 033

Publicado en Castillo | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Un muleño fusilado por cabecilla de sedición al querer proclamar la II República Española en 1911

Rebelión a bordo del Numancia

El muleño Antonio Sánchez Moya fusilado

          Los titulares parecen extraídos de una película de Hollywood, nada más lejos de la realidad. La rebelión a bordo de la fragata Numancia de la Armada Española fue un hecho gravísimo que tuvo lugar el verano de 1911 cuando se encontraba tranquilamente fondeada frente a las costas de Tánger en labores de vigilancia. Un muleño cabecilla de la sedición.

Antonio Sánchez Moya, hijo de José e Isabel, naturales de Mula, había nacido el 15 de diciembre de 1880 en la calle del Santo n. 16 de Mula. Aunque no tenemos los datos, parece ser que Antonio se alistó en la marina de Cartagena para ganar unos duros, lo que no sabemos es si ya tenía la idea preconcebida de preparar una rebelión a bordo.

Insubordinación en el Numancia     Como decíamos, el motín a bordo de la Numancia fue un incidente muy importante y sin precedentes inmediatos en el ejército español. Aún resonaban los ecos de la gesta de los Últimos de Filipinas. De hecho, el presidente ordenó el regreso a puerto de la Numancia tras ser informado por radiograma y el ministro de Marina partía urgentemente a San Fernando, Cádiz.[1] Sin embargo, tanto el ministro de marina Pidal, como el presidente del consejo Canalejas, se esforzaban en transmitir a la opinión pública que lo ocurrido fue un hecho aislado protagonizado por “tres o cuatro desgraciados”.[2] Por su parte, el presidente en sus declaraciones tenía especial interés en trasladar a la prensa que la “insubordinación no tuvo carácter político”,[3] incluso se dio a entender que fue por el rancho.[4]

         Estas declaraciones de las autoridades políticas no convencían a la prensa. Pese a que el gobierno de Canalejas intentó silenciar los graves acontecimientos ocurridos a bordo de la Numancia, el atraque de la fragata en el arsenal de San Fernando y el urgente desplazamiento del ministro a Cádiz, puso en guardia a la prensa. El seis de agosto, la noticia corría como la pólvora en las redacciones de los periódicos. Numerosos medios de comunicación se hacían eco de la noticia: LA INFORMACIÓN de Cádiz; LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA de Madrid; EL PUEBLO de Valencia; EL LIBERAL de Murcia; DIARIO POLÍTICO, La Rioja. La sublevación en la Numancia era un clamor por toda España.

         Al día siguiente, el General Pidal, ministro de Marina, enviaba un telegrama alFragata Numancia Presidente del Gobierno en estos términos: “Según comuniqué a V. E., suceso Numancia carece en absoluto de toda importancia que no sea la de un delito militar de disciplina interior del buque que será castigado con arreglo a las leyes. (…) Un fogonero, un artillero y doce preferentes son únicamente los que delinquieron”.[5] Como vemos, cinco días después de los hechos, aún seguía el ministro quitando hierro al asunto, aunque aumenta el número de sublevados.

         A medida que avanzaban las horas y los días, la presión de la prensa y declaraciones de oficiales y tropa que arribaban a tierra, iban acorralando la versión oficial. Ante esta disyuntiva, el presidente Canalejas pide al ministro de Marina un informe detallado de lo sucedido en la fragata. El día 8 comunica a la prensa el informe que le ha pasado el ministro: “La sublevación reviste más importancia de la que en un principio se creyó (…) La conspiración tenía extensas ramificaciones, hallándose comprometidos más de cien marines (…) El movimiento tenía carácter republicano.”[6] En definitiva, lo ocurrido sobre la rebelión a bordo de la Numancia iba saliendo a la luz.

         A tenor de la información oficial y de las investigaciones de la prensa, voy hacer un relato cronológico de los hechos conocidos a modo de ordenar la ingente información publicada y de paso, añadir lo que supuestamente debió ocurrir desde el 2 de agosto hasta bastantes días después.

         19110810. Titular, Antonio sanchez fusilado a aA primeros de julio de 1911, la fragata Numancia parte con 350 hombres[7] a bordo hacia las costas de Tánger en labores de vigilancia. Entre ellos, viaja un grupo de anarquistas con ideas republicanas avanzadas. El cabecilla de este grupo es un veterano fogonero, Antonio Sánchez Moya de 36 años y natural de Mula, casado con Antonia Rubio residente en Cartagena por aquella época, no tenían hijos. Su situación de pobre y en paro le lleva a alistarse[8] como fogonero en la marina ingresando en el apostadero de Cartagena el 31 de enero de 1910.[9] Terminaba el servicio a finales de 1911. El muleño se inspiraba en el revolucionario portugués Antonio Machado do Santos,[10] uno de los artífices de la reciente República Portuguesa. Durante el tiempo que estuvo la fragata fondeada, hasta el día señalado, el grupo de anarquistas iban tanteando al resto de la dotación con el fin de ir anexionando partidarios a su causa. Mientras tanto, diseñaban como sería el amotinamiento.

         Sobre las tres de la madrugada del 2 de agosto de 1911, mientras la fragata dormía, el fogonero y sus compañeros anarquistas despiertan a los marines comprometidos con su causa y les dan cartuchos[11] para las armas. Fusiles en mano, cuarenta de los amotinados[12] acceden a cubierta y sala de mandos para hacerse con el control del barco al grito de ¡¡¡viva la república!!![13] Pero oficiales y tropa de guardia les hacen frente en cubierta y llaman a la cordura a los sediciosos,[14] mientras tanto van acudiendo más oficiales y tripulación. El asunto se pone tenso, la mayoría de los jóvenes marineros asustados de su locura ceden en su actitud y dejan las armas aludiendo que las habían cogido porque alguien gritó ¡que vienen los moros![15] El fogonero y sus compañeros se resisten hasta que finalmente son desarmados. Según fuentes oficiosas el motín apenas si duró siete u ocho minutos.[16] Sin embargo, por el número de implicados, unos 100 de los 350 de la dotación, la rebelión debió durar más tiempo. Incluso algunos medios hablan de la desaparición de seis u ocho[17] amotinados, pero no aclaran nada. No se sabe si los desaparecidos huyeron a nado hasta la costa de Tánger o fueron muertos durante la sedición. Incluso un corresponsal extranjero telegrafia que habían sido arrojados al mar diez hombres.[18]

         Abortada la sublevación, los máximos responsables fueron amarrados a la barra de la19120104. Viuda fogonero vive en Mula fonda San Mateo fragata. Aquí terminó el sueño republicano de Antonio Sánchez Moya. El comandante de la Numancia envía un radiograma de lo sucedido a las autoridades políticas. Enterado el presidente, da orden inmediata de regreso del guardacostas a la Carraca de San Fernando, a su vez, el ministro de marina se desplaza a Cádiz con urgencia. Durante la travesía de regreso al arsenal, el muleño, consciente de lo que se le venía encima, decía a sus compañeros y marineros de vigilancia: ¡Qué lástima! ¡Yo hubiera sido el Machado do Santos de España![19]

         De regreso a la península, el muleño escribe el día tres una carta a su esposa depositada en San Fernando cuatro días después. Dice así: «Querida esposa: me alegrará que al recibo de estas cortas letras, te halles buena; yo me encuentro bien á Dios gracias. Antonia, esta es para decirte lo siguiente: Sabrás que nuestra situación no es muy buena. Me encuentro cautivo por acuerdo entre varios compañeros, y han conspirado mal y en contra mía y no sabemos esto hasta dónde podrá llegar. Te digo que te rayas al pueblo con tu familia y después te diré la definitiva de lo que sea. Ánimos y fuerzas, y muchas esperanzas para poder resistir los contratiempos que vengan sobre nosotros. Sin más que decirte recibe tiernas caricias de tu esposo que te quiere y no te olvida.—Antonio.»[20]

         En la noche del 5 de agosto el guardacostas atracaba en el arsenal subiendo el ministro abordo con una compañía de infantería de marina. Todos los implicados fueron desembarcados y encerrados en el penal de las Cuatro Torres[21] a la espera del juicio sumarísimo. Durante los días previos, la especulación de la prensa sobre lo ocurrido en la Numancia recorría todos los rincones de España: sobre el número de implicados, los cabecillas de los sublevados, los motivos de la rebelión, las pretensiones de los amotinados, que si habían sido fusilados… Como ya hemos apuntado anteriormente, el presidente del consejo y ministro de marina se esforzaban por quitar importancia al motín, aludiendo que era un incidente interno. El día 8 el presidente tuvo que reconocer a la prensa que incidente tenía más importancia de lo esperado. Canalejas habla de una conspiración republicana con más de cien hombres implicados y armas en mano.[22]

       Carta del concejo de Mula por Numancia El Heraldo de Madrid. 28-2-1912 aEn la mañana del 8 de agosto comenzaba la sumarísima contra los marineros implicados en la sublevación. Juicio que se prolongó hasta la noche. Por el juicio sabemos que Antonio Sánchez y sus compañeros eran militantes republicanos. Cuando hacían puerto en algunas ciudades visitaban los locales republicanos vestidos de paisano. Entre sus pertenencias se encontraron libros y panfletos republicanos, además de cartas conspiratorias de otros marinos. El plan de los sublevados era apoderarse de la fragata y dirigirse a Málaga, una vez allí, amenazar con bombardearla si no la entregaban a los políticos implicados.[23] Después se dirigirían a Valencia o Barcelona para declarar la segunda República Española.

         El veredicto deja a las claras que no fue un incidente “interno”. El fogonero Antonio Sánchez Moya fue condenado a muerte y sus seis compañeros republicanos a cadena perpetua, el fiscal pedía pena de muerte para todos los mandamases revolucionarios. El resto de implicados a penas menores.[24] No se vino abajo el fogonero por el fallo, incluso rechazó con entereza cualquier atenuante, cargando con toda la responsabilidad. Firmó con mano firme su propia sentencia añadiendo «Nada tengo que reclamar. Sentiría morir si tuviera hijos; pero, afortunadamente no los tengo. Me alegro que se salven mis compañeros».[25] Durmió unas horas esa noche.

         Sobre las dos de la madrugada pasó a la capilla. Algún medio parecía interesado en hacer saber que el reo escuchó misa de rodillas y tomó los santos sacramentos. Él mismo se puso el escapulario de la Virgen del Carmen sobre los hombros y besaba un crucifijo con frecuencia, pidiendo ser enterrado en un cementerio católico.[26] Demasiada fe cristiana para un republicano. Por la mañana, solicitó hablar con el comandante al cual pidió perdón por los malos ratos que le hizo pasar, el comandante emocionado le contestó “que Dios te perdone como yo te he perdonado”.[27]

         Antes de partir el barco, Antonio escribía una carta testamentaria a su esposa Antonia Rubio, ésta residía en Cartagena. Dice así: «Querida esposa: he recibido la tuya por la que veo estás buena (yo quedo) de lo que me alegro infinito. Antonia, te sorprenderás de mis palabras pero he de decirte que por una mala tentación, por un pequeño movimiento de rebelión el día 2 del corriente, me sentencian a muerte. Yo la espero tranquilo porque mi conciencia está limpia. Deseo lo hagas saber a mis hermanos y les des un fuerte abrazo por mi y tu recibe el último adiós de este tu esposo que te quiere y no lo volverás más a ver porque la justicia nos separa. ¡Adiós para siempre, adiós hermanos míos, salud para rogar por mi! (Hace a continuación testamento legando a sus hermanos unos terrenos que posee en Mula y a su esposa algunos ahorros que depositó en el barco) Y termina la carta con estas frases: consérvate buena y adiós para siempre. Tu esposo, tu esposo, Antonio Sánchez Moya. P.D. Luego te remitirán 140 pesetas. Antonia vive con tus padres, como siempre, honrada, sin que nadie tenga que tacharte de nada. Mi muerte no te deshonra porque no es por robo ni asesinato. Adiós esposa querida, adiós para siempre.»[28] Como vemos, el fogonero no se lamenta de su suerte y sigue fiel a sus ideales, por lo que dice a su esposa que vaya con la cabeza alta.

         A las once de la mañana del 9 de agosto, la fragata Numancia acompañada de una flotilla, pone rumbo al Placer de Rota para cumplir la sentencia sobre el fogonero. La gente de la bahía de Cádiz se agolpaba en las terrazas de los edificios altos para visualizar el acto. Alejada lo suficiente de la prensa y curiosos, la comitiva fondea a unas millas de la costa. Sobre las doce treinta de la mañana el reo es trasladado a cubierta frente al pelotón de la muerte. El ministro presencia el acontecimiento desde otra fragata. Llegado el momento, el muleño pide que no le venden los ojos, pero es convencido para que así sea. De rodillas y ojos vendados escucha las palabras de rigor: ¡preparados! ¡apunten! ¡fuego! Tres tiros en la cabeza y uno en el cuello[29] acaban con la vida de Antonio Sánchez Moya, fiel a su ideal republicano.

         Cronica de Mula aa

      Nada vieron los curiosos, pero si escucharon la descarga de la muerte. Una ola de protesta obrera por la pena de muerte corrió la bahía extendiéndose por varias ciudades españolas. El cadáver del muleño permaneció todo el día en cubierta hasta que fue desembarcado por la noche y enterrado en el cementerio del arsenal como era su “deseo”.[30]

         En días sucesivos hubo más manifestaciones y varios periódicos abrieron subscripción en ayuda de la viuda del fogonero, a la cual le compraron ropa de luto sus vecinos de Cartagena. En noviembre recibía la viuda del fogonero un donativo de 240´90 pesetas del periódico “Tierra Gallega”. Antonia Rubio ya residía en Mula con sus padres.[31

      La prensa española seguía haciéndose eco del suceso del Numancia. Nuevas informaciones de cartas interceptadas entre el muleño y algún político republicano ponía el acento en una revolución política. La estancia del Numancia en la costa portuguesa durante la revolución republicana del país vecino, comenzaba a revelar sucesos que habían pasado de largo, pese a que desde el gobierno se hacían esfuerzos en presentar al fogonero como un desgraciado que se le habían cruzado los cables. De ello se encargaba la prensa adicta al Gobierno como el diario La Época que quería presentarnos al fogonero como un cristiano arrepentido de sus pecados para los cuales pedía la comulgación con el escapulario de la Virgen del Carmen al cuello y besando el crucifijo (20-8-1911).

        Está claro que, Antonio Sánchez Moya era algo más que un visionario solitario con aires de héroe del pueblo. Iluso, tal vez, por pensar que su acción sería seguida por aquellos poderosos que le habían inducido a la sedición. Mediatizado por la propaganda republicana. De lo que no cabe duda es que el muleño fue un mártir de sus ideas.

          No quedó aquí zanjado el asunto del Numancia. Una carta fechada en Mula el 21 de febrero de 1912 presentada por un grupo de vecinos al concejo muleño y dirigida al presidente del Consejo de Ministro nos pone en sobre aviso. Como consecuencia de las cartas y papeles requisados al fogonero Antonio Sánchez, es detenido y llevado a San Fernando, donde permanece más de un mes encarcelado, Fulgencio Meseguer Borrajo al recibir una carta, al parecer comprometida, del cabecilla del Motín. En esta misiva, el concejo destaca la honradez y honorabilidad del vecino Borrajo, a la vez que denigra al fogonero fusilado tratándolo de extravagante y perturbado. Según esta carta, Antonio trabajó como jornalero agrícola al servicio del señor Borrajo hacía algunos años. Entre los firmantes de esta carta se encuentra lo más “granado” de la sociedad muleña: marqués de Mena, registrador, notario, abogados, procuradores, médicos, farmacéuticos, banqueros… [32]

         De nuevo, la oligarquía muleña saca lo más ruin de sí. No duda en despreciar la actuación del pueblo llano para exaltar a uno de sus “ilustres”. Sin embargo, la conducta de Antonio Sánchez Moya es reconocida y respetada por muchos medios de comunicación de España por la nobleza y fines de su acción y entereza ante la condena y pelotón de fusilamiento. Durante largos meses, años, el fogonero fue una referencia republicana.[33] Hubo que esperar a la II república para que Sánchez Moya fuese reconocido en su pueblo. En una emotiva y extensa crónica de Antonio Rojo del Toro titulada “Sánchez Moya, paisano nuestro” decía: «hubo de fracasar y ser fusilado para pasar a ser mártir y héroe de la Libertad.»[34] Bellas palabras.

     Qué duda cabe, que este importante episodio protagonizado por el muleño Antonio Sánchez Moya, como cabecilla de la fallida rebelión a bordo del guardacostas Numancia sucedida el 2 de agosto de 1911, forma parte de la historia negra de Mula, historia al fin y al cabo.

Foto 1. Nuevo Mundo, 10-08-1911

Foto 2. ¡Adelante!, 15-08-1911

Foto 3.

Foto 4. El Liberal de Murcia, 04-01-1912

Foto 5.

Foto 6.

[1] HERALDO DE MADRID, Madrid 5 de agosto de 1911, p.2.

[2] LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid 6 de agosto de 1911, p.1.

[3] EL PUEBLO, Valencia 6 de agosto de 1911, p.3.

[4] LA INFORMACIÓN, Cádiz 5 de agosto de 1911, p.2.

[5] LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid 7 de agosto de 1911, p.1.

[6] DIARIO DE AVISOS, Segovia 8 de agosto de 1911, p.2

[7] EL RADICAL, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 3.

[8] EL PAÍS, Madrid 17 de agosto de 1911. Página 1.

[9] LA CORRESPONDENCIA MILITAR, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 1.

[10] EL TIEMPO, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 2.

[11] EL GLOBO, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 1.

[12] LA ÉPOCA, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 1.

[13] HERALDO DE ALCOY, Alcoy 8 de agosto de 1911. Página 2.

[14] EL AÑO POLÍTICO. Fernando Soldevilla, Madrid 1912. Página 313.

[15] LA INFORMACIÓN, Cádiz 5 de agosto de 1911. Página 1.

[16] DIARIO DE AVISOS, Segovia 8 de agosto de 1911. Página 3.

[17] EL DEFENSOR DE CÓRDOBA, Córdoba, 8 de agosto de 1911. Página 2 / HERALDO DE ALCOY, Alcoy 8 de agosto de 1911. Página 2.

[18] LA ÉPOCA, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 1.

[19] EL NOTICIERO, Cáceres 12 de agosto de 1911. Página 1.

[20] EL LIBERAL, Murcia 15 de agosto de 1911. Página 2.

[21] LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid 6 de agosto de 1911. Página 1.

[22] HERALDO DE ALCOY, Alcoy 8 de agosto de 1911. Página 2. Edición Noche.

[23] EL GLOBO, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 1.

[24] EL GLOBO, Madrid 10 de agosto de 1911. Página 1.

[25] EL DÍA, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 1.

[26] ABC, Madrid 20 de agosto de 1911. Página 7.

[27] LA CORRESPONDENCIA MILITAR, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 1.

[28] EL LIBERAL, Murcia 17 de agosto de 1911. Página 1. / EL PAÍS, Madrid 17 de agosto de 1911. Página 1.

[29] LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 1.

[30] LA CORRESPONDENCIA MILITAR, Madrid 11 de agosto de 1911. Página 1.

[31] EL LIBERAL, Murcia 30 de noviembre de 1911. Página 1.

[32] HERALDO DE MADRID, Madrid 28 de febrero de 1912. Página 4.

[33] LA LUZ, Madrid 25 de agosto de 1932. Página 14.

[34] LA REGIÓN, Murcia 6 de septiembre de 1932. Página 8.

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

MULA POR SU CASTILLO

MULA POR SU CASTILLO

01- Castillo de Mula aaEl próximo jueves 23 de junio están convocadas las decenas de asociaciones y muleños en general para constituir una plataforma, que yo llamaría por la dignidad del Castillo de Mula. Y digo dignidad, porque lo que está sucediendo con el castillo es una auténtica aberración al sentir de un pueblo que tiene en su Castillo el símbolo de su identidad. En el año 2002, el Tribunal Supremo sentenciaba que la fortaleza pertenecía a la familia Bertrán de Lis Pidal y no al pueblo de Mula. Una familia, que seguramente, nunca han pisado el Castillo y muchos de ellos, ni tan siquiera lo habrán visto. Desde entonces, la Fortaleza entró en una fase de desidia y abandono monumental ya que, al parecer, dicha familia nunca ha querido hacer posesión de la propiedad, tal vez, para eludir responsabilidades. Para desgracia del pueblo de Mula, las autoridades comunitarias tampoco han puesto empeño en evitar que el Alcázar muleño entre en fase de ruina. El pasado 10 de julio, en un artículo del diario La Verdad de Murcia el autor decía. “La Comunidad Autónoma tiene en sus manos (…) la posibilidad legal y sobre todo ética de devolver al Castillo a su máximo esplendor.” Creo que ya va siendo hora de que la Comunidad Autónoma cumpla y haga cumplir a los dueños del Castillo la Ley del Patrimonio.

 

Publicado en Castillo | Etiquetado , , | 2 comentarios