LA FALCATA HERIDA DE MUERTE

         La Falcata herida de muerte

          Por lo menos, eso parece indicar la nueva presidenta del CLJM en su CARTA A LOS LECTORES. Desconocemos las razones objetivas de su más que probable desaparición. Según nos cuentan en este último número, han tenido que navegar contra corriente por falta de experiencia, tiempo, exámenes… Desde nuestro cómodo sofá, podemos pensar que después de ocho tiradas y pasados los exámenes, debe ser más fácil sacar La Falcata, pero siempre es difícil una empresa como ésta, sus razones tendrán para tomar esta decisión.Revista La Falcata

          Han sido ocho “batallas” por salir a la calle, pero al final ha sucumbido ante el imperio político-económico, una auténtica apisonadora para la cultura pensativa. Ocho números ha durado este periódico (más bien revista) local con tirada mensual gratuita. Un periódico-revista que podrá gustarnos más o menos, pero lo que no podemos negar es la ilusión y trabajo que han puesto este puñado de jóvenes porque Mula tuviese una publicación periódica.

          La voz de Mula Tal vez no sea un consuelo, pero teniendo en cuenta los antecedentes, podríamos explayarnos y decir que ha sido todo un éxito “su larga vida”. Son muchos los que lo intentaron antes y su presencia apenas si excede dos o tres números. Seguramente, la publicación pionera de la democracia, allá por 1979, fue La Voz de Mula, revista editada por la Asociación Cultural Alondra que tan sólo sacó a la calle dos o tres números. Le siguieron otros con menos suerte si cabe. Ecos Populares, muy rudimentaria, creo que sacó sólo uno. De la mano del Ayuntamiento salieron “Informativo Municipal” en 1985, con cuatro o cinco ediciones y Joven es muy breve también. Hubo otras publicaciones, pero la verdad es que ninguna cuajó en el tiempo, y es que, no es fácil lidiar con el “imperioso”. Por caer, hasta el Libro de las Fiestas ha desaparecido.

          En varias ocasiones, miembros de La Falcata han pedido el parecer de los lectores. A toro pasado, pienso que la línea editorial seguida por La Falcata se ajusta más a un tipo de revista cultural que a un periódico de actualidad. En el primer número su presidente decía: «Con este periódico local queremos acercar a los muleños los sucesos y la información de interés relacionada con el ambiente socio-cultural de nuestro municipio, especialmente, desde una óptica joven». Creo que en ese aspecto socio-cultural se ha hecho un buen trabajo, con muchos temas y variados. Como periódico (así lo definen los autores) de actualidad política, me ha parecido un poco blando, bueno, muy blando. Ha rehuido opinar sobre los temas candentes referentes a Mula que se debatían en las redes sociales. Ninguna denuncia sobre alguna situación cotidiana en particular, ni tan siquiera cultural. Se dice en el artículo EL RETORNO DE LA PRENSA LOCAL: «La actualidad política de nuestro Ayuntamiento es algo que debe preocuparnos, debemos conocer las iniciativas que se plantean desde todas las opciones políticas y conocer la Mula que quieren para nosotros y nuestros hijos.» Toda una declaración de intenciones, pero sólo Joven eseso. Por otra parte, es lógico no meterse en ciertos “fregaos” y más, cuando tu supervivencia no depende de ti.

          Por último, resaltar que en esta opinión no hay ánimo de crítica en absoluto, al revés, me ha parecido que la línea editorial es la adecuada para mantenerse en la calle en un pueblo como Mula y por supuesto, agradecer el trabajo desinteresado del equipo de La Falcata. Deben sentirse orgullosos porque han hecho historia, ahí queda su legado, ejemplo a seguir para otras iniciativas jóvenes.

          Lo cierto es que, Mula se queda de nuevo sin un medio de comunicación escrito. La desaparición de La Falcata nos constata que la cultura está reñida con este pueblo, para ser más exactos, los muleños (no todos) estamos reñidos con la cultura. La apatía por participar en cualquier iniciativa cultural es casi generalizada. Cierto es que de vez en cuando surge un grupo de personas con ideas e ilusión de ofrecer algo nuevo a los muleños, pero, desgraciadamente pronto cae en la indiferencia o falta de participación. Ingratitud que lleva a estos colectivos a arrojar la toalla. La incultura es exasperante. Eso sí, para la fiesta somos de champions.

Mula, 26 de agosto de 2016

Juan Gutiérrez García

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciudad de Mula y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s