Año 2020, el Castillo de Mula abre sus puertas al público

CASTILLO DE MULA, AÑO 2020

          ¿Por qué no soñar? Hoy es un gran día para la historia de Mula. Hace cinco siglos, tal día como hoy, Pedro Fajardo Chacón I marqués de los Vélez, ordenaba reformar el Castillo de Mula con carta fechada el 5 de mayo de 1520 desde Cuevas de Almanzora. Unos años después, terminarían las obras dejando la imagen actual, a la cual le falta la coronación de almenas.

Castillo de Mula

Castillo de Mula

         Litigios, intentos de compra fallidos, donaciones frustradas, presión ciudadana…, el Castillo vuelve abrir sus puertas al público con máximo esplendor después de treinta años de abandono y cierre. Las reformas y restauración de la fortaleza y su entorno han sido un gran trabajo de rehabilitación y decoración del inmueble. Incluso, podríamos decir que mucho mejor de lo que podíamos esperar. Este año de 2020 pasará a la historia de Mula.

         Decoración 1Nada más tomar la carretera de acceso, nos damos cuenta que ha sido ensanchada y se ha construido una nueva explanada en la Cañada del Hambre para aparcamiento de autobuses. Las explanadas ya existentes han sido ampliadas y acondicionadas. En ambas, las laderas se han reforzado con zócalos de piedra y ajardinadas la parte alta, mientras que, en los cortados se han levantado unos pequeños muros intercalados para limitar los aparcamientos. Toda la zona ha sido asfaltada.

         Continuamos a pie por el camino de acceso al Castillo y vamos observando el gran cambio experimentado todo el entorno. El camino ha sido empedrado y, al igual que en los aparcamientos, la ladera del castillo se ha reforzado con zócalo de piedra y la parte alta ajardinada. El cortado del camino se ha protegido con muros de cuatro metros de largo por uno de alto combinados con barandillas de gruesos barrotes de igual medida.

         Para los que hemos visto durante tantos y tantos años la ruina del patio de armas, su reconstrucción ha quedado espectacular, soberbia, orgullosa. La puerta de entrada es un amplio arco de estilo árabe construido a base de ladrillo de adobe con doble hoja de forja. Ya en el interior, vemos que todos los torreones y paredones de la muralla han sido reconstruidos con tapial. Las torres de poniente y levante se han recrecido y ambas han sido acondicionadas para los visitantes. Pero lo que más llama la atención, y nos satisface, es que todo el perímetro del patio de armas ha sido coronado de almenas, grandioso.

         Se ha emparejado el terreno del patio y protegido el pozo para evitar accidentes. LaDecoración 2 escalera de acceso al adarve de la muralla se ha reformado con escalones mucho más cómodos para subir, todos ellos con pavimento de piedra. El adarve de ingreso al castillo presenta varias novedades. Como ya hemos indicado, el parapeto ha sido reconstruido íntegramente y coronado de almenas comunes como debió estar originalmente. No puedo resistir la tentación de asomarme por estas almenas, la pasión por el castillo me hace experimentar una extraña y agradable sensación. En la parte de la muralla que da al patio se ha puesto una fuerte barandilla sujeta a unos pilares que suben desde los cimientos y que sirven de contrafuerte para la muralla. El puente levadizo que había de hormigón ha sido retirado y puesto uno de recia madera protegido para evitar caídas.

         La puerta falsa, como llamábamos de niño la entrada principal, recupera el portón (destruido) de madera forrado de chapa con el dibujo del escudo de Mula. El patio interior ha experimentado pocos cambios. El más llamativo es la instalación de un enorme cristal, a modo de pared, para proteger del viento y frío la nave de los veladores. En el centro del mismo, se ha grabado una imagen del castillo. La puerta del albacara sigue tal cual estaba y la tronera del muro norte se ha protegido con una sencilla rejilla. También se ha canalizado el agua de lluvia. Al parecer, hay proyectado poner una escalera de hierro para subir a la azotea desde el patio, mucho más cómoda que la original existente en la torre de la veleta.

         Reo en mazmorraSeguimos la ruta y desde el patio entramos en la nave de los veladores o de guardia, la cuadra de los caballos le decíamos en mi niñez. El cambio de la nave sencillamente espectacular. La construcción del castillo en una peña rocosa provoca los desniveles existentes en la plaza de armas. El acceso a la nave se hace bajando unos pocos peldaños que han sido mejorados para más comodidad. El piso de la zona baja se ha enlosado y construidos unos escalones a todo lo ancho de la nave para subir el desnivel de la peña. La decoración nos traslada al Medievo con estandartes, escudos, armeros de lanzas, espadas, ballestas y otros objetos y muebles de época.

         Subimos el desnivel de la nave y entramos a la sala del portero o de guardia. Los muros y arcos de los vanos de esta sala han sido restaurados y reforzados dado el mal estado en que se hallaban. Se han tapado las aspilleras con cristal para proteger del frio y dejar entrar la luz. El piso también ha sido enlosado y la escotilla de vigilancia de la mazmorra se ha protegido con cristal. La letrina que había situada en el muro de poniente ha sido reconstruida. La decoración de esta sala es de estilo bajomedieval con muebles, pertrechos y aperos de la época.

         Decoración 3Salimos de nuevo a la nave por la parte del espolón. En toda esta zona elevada, el suelo ha sido emparejado con mortero de cal y arena para más comodidad. Seguimos el itinerario y nos encontramos con el escotillón de madera que da acceso a la mazmorra situado justo en el vano del zaguán de la torre de la Veleta. Debido a su emplazamiento, este escotillón hace de pasarela, por lo que no se permite abrir para bajar. Una pantalla nos muestra el pasadizo y mazmorra con sus instrumentos de tortura para los reos. La intervención en la mazmorra se ha ceñido a consolidar los muros. Continuamos.

         Nada se ha podido hacer para mejorar la escalera que nos sube a la azotea de la plaza de armas (plaza baja). Los empinados peldaños (42 cm) dificulta la subida, por lo que se ha decidido mantener la solución adoptada hace treinta años, es decir, un pequeño peldaño de ladrillo en los escalones de piedra originales para mitigar la altura, aunque no deja de ser complicado el ascenso. Salvado el escollo de la escalera, nos encontramos en la terraza de armas. Aquí los trabajos de restauración han consistido en borrar las pintadasArmaduras y lanzas a de los muros, restituir los matacanes caídos y poner rejas en todas las troneras. En una de ellas se ha puesto una hoja de madera que se abre hacia arriba como estaba originalmente. La escalera de acceso a la terracilla de ronda del muro norte, ha sido modificada con respecto a la anterior, dado el peligro que representaba. Ésta es de hierro con barandillas laterales sujeta al antemuro para impedir el peligroso paso al andén de la torre puntada. Toda la terracilla y adarve del paseo de ronda se ha protegido con una fuerte barandilla para seguridad de los visitantes. Dos viejos cañones con bolaños, una catapulta y otros artilugios de guerra ornamentan la azotea.

         Seguimos el recorrido dirección a la torre de homenaje (plaza alta). Protegido el foso-patio, cruzamos el puente (levadizo) he ingresamos en la torre, último reducto del baluarte. La entrada se hace directamente sobre la sala principal del castillo situada en la última planta. Aquí la restauración ha consistido en borrar las pintadas (al igual que en todo el castillo), se ha puesto una reja en el balcón de la “reina”, como estaba originalmente, se han reparado los bancos laterales y la ventana ya existente. LaDecoración 4 decoración de esta sala ha sido esmerada. Una gran mesa con sillón sobre un tabernáculo forrado con alfombra roja, a los lados, dos armaduras de época. Sobre la pared, a espaldas de la mesa, cuelga un enorme tapiz con el escudo de armas del I marqués de los Vélez. En los muros laterales, otros dos tapices con las armas de La Cueva y Silva, segunda y tercera esposa de Pedro Fajardo. El hogar y alacena también han sido destacados. Arcones y otros muebles decoran esta sala destinada al señor o alcaide de la fortaleza.

         Desde esta planta subimos a la azotea de la torre homenaje. La claraboya de ingreso a la terraza ha sido protegida con una mampara para evitar el agua de lluvia y permitir la entrada de luz. Vemos que se ha restaurado el muro de la esquina suroeste que se encontraba en muy mal estado. Se han borrado las pintadas y recuperado todos los matacanes. Un detalle agradable ha sido la reconstrucción de la última almena (los niños de mi época le llamábamos el mirador de la reina) con sus banquetas y sillares que volaban sobre los matacanes. La escalera que sube al andén de los muros de la torre, ha sido protegida con una puerta de barrotes de hierro para impedir el peligroso acceso. Aquí la decoración es semejante a la de la plaza de armas. Destacar que en el muro que da vistas al pueblo, ondean las banderas oficiales.

Decoración 5Volvemos sobre nuestros pasos a la planta alta y bajamos a la intermedia. Aquí, más que hablar de restauración hay que hablar de decoración ya que la sala se encontraba en buen estado. Se ha instalado una buena iluminación y la decoración se ha centrado en recrear los aposentos de los veladores del castillo con muebles y objetos personales.

         La planta baja, al igual que la anterior, pocos pegotes de yeso se han echado. Ésta también ha requerido una fuerte iluminación artificial. Esta sala ha sido dedicada a la historia del castillo. Se ha puesto una maqueta con la recreación Medieval de Mula, paneles explicativos, fotografías y una pantalla que nos narra la construcción y avatares de la fortaleza a lo largo de los siglos.

         Desde aquí accedemos al torreón del aljibe. Tampoco ha necesitado mucha obra este cuerpo, tan solo protección de las troneras y vanos. En la planta de arriba se ha colocado un torno sobre el brocal del aljibe simulando la extracción de agua. Vasijas, espuertas, ánforas y otros elementos de almacenamiento. En la planta baja, más o menos lo mismo, salvo en el brocal que se ha puesto un cristal e iluminado el aljibe.

         A nivel general decir que se han sellado con un mortero especial todas las hendiduras de la peña que sustenta la fortaleza. Las grietas de los muros han sido reparadas. Se han rellenado las juntas desnudas de los sillares. Protegido todos los vanos y alturas. Los muros interiores se han lacado para evitar el polvo y desprendimiento del rejuntado.

         En resumen, la restauración y decoración del Castillo ha superado las expectativas de la ciudadanía, un gran trabajo que devuelve al Castillo de Mula la dignidad perdida en estas décadas de abandono. El Castillo de los castillos de la Región de Murcia.

Castillo Mula - Patio interior

Castillo Mula – Patio interior

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Castillo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Año 2020, el Castillo de Mula abre sus puertas al público

  1. Juan Ruiz García dijo:

    Es una magnífica recreación de un deseo. Ojalá sea el anticipo de una realidad tan deseada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s