La Selva, el bosque olvidado

          -La Selva, el bosque olvidado-

          Desgraciadamente, hoy día La Selva (Sierra Pedro Ponce) es un bosque olvidado, abandonado, destinado a desaparecer si no se ponen las medidas necesarias antes de que ocurra un incendio que sería devastador o las plagas acaben con él. El panorama que presenta es desolador. Desde hace años, más de una década ya, cientos de pinos yacen en el bosque caídos tras una fuerte nevada. Con el paso del tiempo estos pinos se han ido secando hasta tal punto, que hoy sus troncos son como corcho, arderían como la paja en caso de incendio.Pinos secos

         Estos pinos resecos, además del peligro que representan en caso de incendio, parece que estén afectando negativamente al resto de población pinar. Los pinos se secan, no sé si por culpa de la “pasionaria”, el “barrenillo” u otras plagas producto de la madera seca, pero caen como tábanos, sus troncos secos, agotados, son tumbados ante cualquier ventisca. La retirada de estos pinos caídos es urgente para frenar incendios y plagas. Sierra Espuña también está afectada.

         La SelvaPero no todo es negativo en La Selva, también se respira tranquilidad, aire puro con sabor a bosque. Se ven espectaculares paisajes boscosos cercanos y picos de sierras lejanas. Peña Rubia, Palomeque, Calvillo, Espuña, Alporchón, Lavia, Bullas, Pliego, Mula… se divisan desde su cima en días despejados. Un espacio natural desconocidos para la inmensa mayoría de los muleños, muchos no saben dónde está, otros creen que pertenece a Bullas, pocos la han visitado y menos la han pateado.

         La Selva se encuentra al oeste de Mula, en la Sierra de Pedro Ponce, una extensa zona boscosa mezclada con amplias franjas de cultivo -cada vez más grandes-. Pertenece a los municipios de Lorca y Mula, siendo la superficie muleña de unos 25 km2, otro tanto de Lorca. Dentro de esta sierra, la zona de La Selva es de las más pobladas de pino carrasco y monte bajo. No hay mucha fauna, aunque se puede ver el arruí que traspasa su hábitat de Espuña, jabalí y distintas aves.

         El pico de La Selva es el techo de Mula y el punto más elevado de la sierra con 1521m, apenas le sobrepasa Pico Espuña con 1583m. Le separa del castillo unos 22 km en línea recta. Por carretera y pistas forestales son unos 34 km de distancia y un desnivel de 1200m con respecto a la plaza del Ayuntamiento.

         Dado su punto estratégico, el pico de La Selva acoge un puesto de vigilancia MedioSierra de Pedro Ponce Ambiental. Además, en la falda de la sierra se encuentra la casa forestal El Manzano. En el corazón de La Selva, a unos 1125m de altitud, hay un refugio del mismo nombre, junto al barranco del Horcajo, la llave en el Ayuntamiento de Mula. En los seis km de pista forestal que hay hasta dicho refugio, algunos tramos se encuentran en bastante mal estado para acceder en coche. Un km antes, una pista a la derecha nos sube hasta la cima de La Selva.

         No hay excusa, hoy día, veinte o cuarenta km no es distancia como para no desplazarse al monte y disfrutar de la naturaleza dando una caminata o un paseo por sus pistas y senderos gozando del paisaje y respirando aire puro, no hay excusa. Y no sólo la sierra de Pedro Ponce, también Sierra Espuña y otros espacios naturales de Mula y su entorno. Lo cierto y verdad es que la inmensa mayoría de los muleños vivimos de espaldas a nuestros montes y sierras desde hace bastantes años. Antaño, los montes y bosques eran gran parte del sustento de muchas familias: madera, leña, esparto, caza, pasto, hielo… Ahora sólo dan oxígeno, ¡sólo!

         Sierra EspuñaDesde la Edad Media, numerosos pleitos tuvo que lidiar el concejo muleño por defender nuestros montes con todos los municipios lindantes. Con la poderosa Lorca tuvo pleito por defender la Sierra de Pedro Ponce y La Selva, consiguió salvar parte de ella, pero se perdió buena parte. También en Sierra Espuña con Totana, donde tenía Mula un pozo de nieve. En días de nevadas, el concejo mandaba jornalero para recogerla y echarla al pozo, después la nieve era prensada para hacer bloques hielo separados por algún tipo de helecho o similar. También es verdad, que los montes fueron devastados por el alto consumo y dependencia de su madera. Documentación y fotografías nos muestran unos montes totalmente pelados. La llegada de la luz eléctrica fue un alivio para los pocos pinares que quedaban en nuestros montes. Las repoblaciones de finales del s. XIX y décadas del siguiente, permiten hoy día ver parte de nuestras sierras pobladas de pinos, elemento fundamental para el medio ambiente. Conservarlos y cuidarlos está en nuestras manos.

Refugio La Selva

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Selva, el bosque olvidado

  1. Jose Ramon dijo:

    Tenemos lo que nos merecemos, no hay otra.

    Me gusta

  2. Es una de mis zonas favoritas de Mula, quizás por las acampadas que hemos realizado allí los scouts. Nunca olvidaré el campamento de primavera que hicimos en marzo de hace ya no se ni cuantos años en el que nos cayó un nevazo impresionante y tuvimos que ser evacuados abandonando todo el material. A ver si te mando una foto para que lo veas.
    Siempre que nieva en Mula voy a la Selva, para mi es como una tradición.
    Pobre bosque….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s