LA LEYENDA DE LA NINFA ENCANTADA DE FUENTE CAPUTA

LA LEYENDA DE LA NINFA…

peña con ninfa 2

CAPÍTULO I

          Las leyendas forman parte de nuestra sociedad desde tiempos ancestrales. Nacidas al amparo de la cultura popular, son expandidas por el boca a boca de la gente por toda la geografía española. Religiosas, paganas, mitológicas, eruditas, trágicas…, cualquier suceso, por pequeño que sea, es suficiente para que se cree un mito, una fábula en torno a ellas. La mayor parte suelen estar basadas en personajes, lugares o historias reales que la rumorología popular con sus añadidos y deformaciones las transforma en leyenda.

          Ahora bien, no todas las leyendas sobreviven al paso del tiempo. En la mayoría de los casos se quedan en el camino, van perdiendo solidez de generación en generación hasta desaparecer socialmente, incluso las escritas caen en el olvido. También hay otros casos en que el pueblo las ha hecho suyas, las ha convertido en una tradición, en una costumbre que celebran anualmente perdurando en el tiempo.

          Honesto es decir que las leyendas… leyendas son. Aferrarnos a ellas como hechos históricos es dar pábulo a dichos y consejas populares con poco fundamento o, por lo menos, de imposible comprobación. Pero a su vez, es bonito dejarse llevar por la fantasía, por la magia, por el espíritu de algunas leyendas envueltas en misterios y lugares de ensueño.

          No faltamos a la verdad si decimos que el paraje de Fuente Caputa, junto con la Rambla Perea, es uno de esos rincones de ensoñación. Uno de los hábitats naturales más espectaculares de la Región de Murcia. El visitante queda sorprendido, cautivado ante la belleza de este humedal en medio de una comarca casi desértica. Una zona cargada de historia y riquezas en un pasado ya lejano, donde la leyenda quedó atrapada en forma de Ninfa Encantada.

CAPÍTULO II

          Fuente Caputa se encuentra al norte del término municipal de Mula en un entorno geológico privilegiado y lleno de contrastes. Desde tiempos ancestrales, el agua brota de un manantial situado al pie de la falda norte del monte conocido como Lomo de Herrero donde confluyen, por una parte, las agrestes y áridas tierras de los campos de El Ardal y Veto y por otra, los poblados montes de Cejo Cortado (Sierra de Ricote) y el propio Lomo de Herrero. A poco más de cien metros del nacedero, las suaves vertientes de Caputa y Zapata, junto con la rambla de Veto, se funden para dar vida a la profunda y caliza Rambla Perea. Una rambla espectacular en su cabecera, con tramos de enormes paredes pétreas y un lecho rocoso esculpido a lo largo de los siglos por el fluir del agua de la fuente que nunca ha dejado de manar.

          Cantaro roto 2Pese a la generosidad que ofrece este lugar al visitante, hoy día estos parajes se encuentran deshabitados y casi incultivables por su bajo rendimiento agrícola. Tampoco abunda el pastoreo por la zona dada la escasez de pastos para el ganado y su baja rentabilidad. Pero esto no siempre fue así.

          En la antigüedad, estos áridos y solitarios campos eran espesos bosques donde abundaba la caza y el cultivo. La existencia de numerosos restos arqueológicos en el entorno de la rambla y la fuente, nos indican la presencia del hombre desde la prehistoria, como lo atestiguan los yacimientos del Paleolítico y de Arte Rupestre aparecidos en el entorno de la rambla. La presencia de Roma no podía faltar en un lugar como este, su huella la podemos ver cerca del manantial donde aún se conservan vestigios de lo que siglos atrás fue una importante villa romana de algún rico centurión romano, o tal vez de algún famoso gladiador hispano. La extensa villa contaba con termas (destruidas hace algunos años), zonas de jardín y huerta que eran abastecidas con el agua almacenada en una presa construida hacia los siglos III-V de nuestra era, kilómetro y medio de la fuente vertiente arriba. También está documentada la existencia de un eremita en la Baja Edad Media llamado Perea, (1) al cual debe su nombre la rambla.

          La rambla también fue utilizada en época imperial como camino natural de comunicación, según se desprende por los restos de calzada a base de mortero que aún se conservan junto a ésta. En realidad, el entorno de Caputa durante muchos siglos fue un cruce de destinos. Caminos y vías pecuarias se unen o parten de aquí en todas direcciones como la Rosa de los Vientos. La Cañada Real de Calasparra, la Vereda de Yéchar junto, a la Vereda de Valentín, (2) conducían el rebaño hasta el abrevadero de la fuente. De aquí parten los caminos de Ricote, Veto y el Cordel (ahora Taibilla)  al cual se le une el camino de la rambla a la altura de la Majada de las Vacas. Un sinfín de vías pecuarias hoy en desuso como tales.

          En el Medievo, estos bosques dejan paso a la siembra y se convierten en una inmensa dehesa de pasto para el ganado conocida como Cajitán, donada a Mula por privilegio de Alfonso X el Sabio (3). Las aguas de la fuente y la nueva presa construida junto a la antigua presa romana servían de abrevadero para el pastoreo de la comarca y los rebaños trashumantes que bajaban desde Castilla por la mencionada Cañada Real a pasar la invernada en esta dehesa.

          Con la desaparición de las incursiones moriscas tras la caída del Reino de Granada, se intensifica la vida por estos campos cercanos a Caputa. Las roturaciones se multiplican a partir del s. XVI, y estos prados se llenan de cortijos y haciendas. Crece el cultivo de trigo y cebada y aumenta el pastoreo. Este estatus se mantuvo hasta el segundo tercio del siglo XX. La llegada de la revolución industrial deja los campos de cultivo casi vacíos de presencia humana, hecho que agranda aún más su leyenda.

CAPÍTULO III

          No hay pueblo que se precie que no tenga a sus espaldas varias leyendas más o menos antiguas o populares. En Mula son muchas las que hay, aunque la mayor parte de ellas están en el olvido, tal vez en la nostalgia de algunos. Ya son pocos los abuelos que las cuentan y menos los nietos que las escuchan. Vivimos en una sociedad cada vez más tecnologizada e individualizada donde los mitos han caído en desuso, ya no interesan a esta ciudadanía que vive al día sin pararse ni un momento a mirar atrás.

          Hoy día, la leyenda de la Encantada de Mula está casi olvidada, ignorada diría yo. Muy pocos muleños tienen conocimiento de esta historia mitológica que desde hace siglos venían contando padres a hijos. Varias son las versiones escritas y, probablemente, tantas orales como oradores la contaron. Centrándonos en las versiones escritas, se observan varias coincidencias importantes: una joven enamorada, una cueva y una fuente de por medio, aunque no todas se desarrollan en el mismo lugar, ni la historia es la misma.

          Esto me lleva a aportar aquí mi leyenda sobre la Encantada de Fuente Caputa, mejor Abrevadero silueta 2dicho, la que me contó en su día mi suegro Ramón  González “El Ruscas”. Y quiero contarla en su memoria y para que no se pierda este mito que, al fin y al cabo, forma parte del folclore de este pueblo.

          Mi relato comienza a fraguarse de forma casual hace ya bastante tiempo. Por aquellos días, Ramón, como todos los abuelos, no perdía la ocasión para contar a sus nietos y todos los que por allí andábamos viejas leyendas y desventuras vividas muchos años atrás. Años oscuros, duros, aquella época de guerra y posguerra: las penurias, el hambre, las injusticias, los miedos… eran cotidianos para los perdedores. Sus vivencias de niño y adolescente fueron auténticas proezas de supervivencia. Contaba (entre otras cosas) que en los meses de primavera y verano, cuando las tardes son más largas, él y su amigo José a menudo iban por la huerta, el campo o el monte en busca de todo lo que daba la tierra: fruta, verdura, romero, tomillo, esparto, leña… Todo era aprovechado en aquellos años de necesidad y escasez extrema.

         Decía que, al atardecer, salían de rebusca y hasta que no caía la noche no regresaban al pueblo: «Así evitábamos que nos vieran los guardias civiles o de la huerta». En alguna ocasión cayeron en manos de ellos; lo ocurrido entonces forma parte de otros episodios. Entre hazañas y leyendas, en mi mente se quedaban frases sueltas, frases perdidas de unas aventuras y relatos a los cuales no prestaba la atención que merecían.

          Mucho tiempo después, viendo libros en una librería de Murcia, cayó en mis manos uno que trataba sobre los mitos y leyendas de la Región de Murcia. Mi curiosidad me llevó a ojear el libro observando que entre sus páginas se encontraba “La Cueva de la Encantada de Mula”. Ni que decir tiene que compré el libro y me lo leí varias veces casi hasta memorizarlo. A partir de ese momento cambió mi actitud con respecto a los relatos que contaba Ramón a sus nietos. Ahora era yo el que prestaba atención, el que le pedía interesado que me contase qué le ocurrió en la fuente y lo que se decía del mito de la Encantada. De esta forma, rebuscando entre sus recuerdos desordenados, confusos, fui dando forma a esta legendaria leyenda.

CAPÍTULO IV

          Un día, Ramón y su amigo José, siendo aún unos zagalones, fueron a Fuente Caputa (como otras veces) en busca de tomillo, romero, esparto, piñas secas… Como hacían siempre, al atardecer recolectaban lo que podían y cuando se hacía de noche regresaban al pueblo. Esa tarde, preludio de la noche de San Juan, hicieron unas gavillas de tomillo y romero y las dejaron bajo un pino cerca del manantial. A continuación recogían piñas secas para la hoguera. Anochecía al tiempo que terminaron de llenar el saco. Una vez colmado, fueron por los haces que habían dejado cerca del nacimiento para regresar al pueblo. Cuando se dirigían a recogerlas vieron que había un pastor con su rebaño en el abrevadero de la fuente. Sintieron miedo y se escondieron tras unos matorrales a la espera de que se fuera. La noche se les echó encima y el pastor no se iba. Esperaron y esperaron tanto que el miedo se apoderó de ellos. No supieron cuánto tiempo estuvieron allí, pero viendo que el pastor no tenía intención de irse, decidieron acercarse sin hacer ruido a recoger las gavillas y largarse.

         El Charcón 1 En el momento en que «nos disponíamos a salir de detrás del matorral vimos que de la Peña bajaba una luz fuerte». Inmediatamente les vino a la mente la leyenda de la Encantada que les habían contado sus padres. La luz, cada vez más cerca, se dirigía donde estaba el pastor con su ganado. Ramón y José, llenos de miedo, se miraron y sin mediar palabra alguna salieron corriendo por el camino de El Cordel sin parar hasta que llegaron al pueblo. Allí se quedaron los haces de tomillo y romero y el saco de piñas. Contaron lo que habían visto y juraron y perjuraron no volver más de noche a Fuente Caputa.

          Pregunté a Ramón por qué no esperaron él y su amigo para ver que era aquel resplandor que bajaba por la peña; la respuesta no pudo ser más contundente: «allí íbamos a esperar» dijo. Seguidamente, me contó con pelos y señales lo que le contaba su padre sobre la leyenda de la mujer Encantada.

CAPÍTULO V

         Cuenta la leyenda que, hace muchos siglos, vivía en Caputa una joven en una rica hacienda cerca de la fuente. Muchas tardes se acercaba al nacimiento a llenar su cántaro de agua. Por aquel tiempo se decía que la mujer que se lavaba la cara con el agua del manantial se conservaba eternamente bella y joven.

          Un día, esperando que se llenara el cántaro de agua, llegó a la fuente un mozo a lomos de su mula. Se apeó junto al abrevadero y dejó que la bestia saciara su sed. Sacudiéndose el polvo del camino, el viajero se acercó al nacimiento a llenar su cantimplora. La joven al verle venir se puso nerviosa, tanto que sus sonrojadas mejillas delataban su pudor. El mozo, al darse cuenta de esto, dio conversación a la muchacha para aliviar su vergüenza mientras esperaban que se llenase la vasija. Tan amena fue la conversación que casi se les hizo de noche en la fuente. El galán, una vez lleno el recipiente, lo cogió y se lo entregó a la joven que salió casi huyendo con el cántaro bajo el brazo, pero con la promesa de volver al día siguiente a la misma hora.

         Llegó la tarde siguiente y volvieron a verse junto a la fuente. Así pasaron muchos días,Cueva 1 muchos meses. Los jóvenes se habían enamorado perdidamente, se juraron amor eterno. Pero, una tarde el mozo no acudió a la cita, la joven le esperó y esperó hasta el anochecer, pero el muchacho no se presentó. Desde entonces, la bella enamorada iba a diario al nacimiento con la esperanza de encontrarse con a su amado, pero éste nunca más volvió por la fuente.

          Un día, transcurrido ya algún tiempo, como era costumbre en la chica, fue a llenar su cántaro de agua a la fontana; se hizo de noche y no  volvió a casa. Sus padres y sirvientes, viendo que no regresaba, fueron a la fuente a buscarla, pero ella no estaba allí. Junto al manantial encontraron su cántaro roto. La angustia se apoderó de los padres que pensaron que alguien había pasado por allí y al verla sola se la llevaron contra su voluntad. La buscaron y buscaron por todas partes, pero nunca más se supo de la muchacha. Pasó el tiempo y los padres, sin perder la esperanza de volver a ver a su hija, murieron de pena esperando su regreso.

          Pasaron los años, los siglos, y la leyenda se apoderó de Fuente Caputa. Se comentaba que algunos pastores desaparecieron de forma extraña por su entorno cuando pastoreaban sus rebaños. Algunos apuntaban que esas desapariciones fueron cosa de los moros de Granada cuando hacían sus correrías por tierras cristianas, aunque no estaba claro por que no se llevaban el ganado.

          Siglos después, una noche, vísperas de San Juan, un caminante procedente del campo de Ricote se dirigía de paso hacia Mula. A medida que se acercaba a la fuente, a sus oídos llegaba el murmullo del agua mezclado con el rumiar del ganado. De pronto, vio una luz brillante que bajaba de la peña que hay junto a la rambla. Sorprendido y asustado, se escondió tras unos arbustos que había junto al camino muy cerca del nacimiento, pensó que se trataría de algún bandolero, no en vano, por aquellas fechas eran muy conocidas las fechorías del afamado bandolero Jusephe de Escámez (4) y su banda. Cuando el misterioso resplandor llegó hasta el abrevadero donde estaba el pastor con su rebaño, el caminante, asomándose con precaución, vio que se trataba de una hermosa dama de largos cabellos y vestida de un blanco radiante como las diosas romanas. La mujer misteriosa portaba una antorcha luminosa y un cántaro bajo el brazo que tendió al mancebo pidiéndole que se lo llenara de agua. Se acercaron a la fuente y mientras esperaban que se llenase, el viajero, escondido tras los arbustos, pudo escuchar al pastor como preguntaba a la ninfa: quién eres, qué haces aquí. Ella le contestó: me llamo Sila, y hace muchos siglos vivía cerca de aquí. El pastor se estremeció y con gesto preocupado cogió el cántaro para entregárselo, en ese momento, la diosa le cogió la mano y le pidió que le acompañara a su cueva. El pastor quedó encantado al instante, soltó el cántaro haciéndose añicos contra el suelo y le acompañó desapareciendo ambos tras la peña.

          El viajero, con el miedo en el cuerpo, esperó un tiempo para recuperarse y prosiguió su camino a paso ligero hasta llegar a Mula. Llegado al pueblo, se dirigió a la posada vieja (5) para descansar esa noche. Una vez dentro, el posadero, al ver la cara de asombro que traía el forastero, le preguntó si le ocurría algo, éste relató con pelos y señales al posadero y los presentes lo que había visto en Fuente Caputa. Algunos de los que se encontraban en la posada no dieron crédito al peregrino y se burlaron de él diciéndole que el miedo a las brujas de San Juan le había jugado una mala pasada. Sin embargo, el viejo posadero que había escuchado mil y una historias tras el mostrador, quedó pensativo, preocupado. El caminante al ver que no le tomaban en serio encogió los hombros, pidió aposento y se fue a descansar.

          Al clarear la mañana, el forastero siguió su camino. A las pocas horas de su partida llegaba al pueblo la noticia de que el hijo del Tío Peloncho había desaparecido mientras apacentaba su rebaño en el abrevadero de Fuente Caputa. Los que escucharon al viajero dijeron lo que este había contado la noche anterior en la posada. Tras lo ocurrido, la gente comenzó a relacionar viejos rumores de desapariciones similares de pastores y viajeros en tiempos pasados. Pronto se formó una batida de hombres armados con toda clase de artilugios camino de la fuente y Rambla Perea en busca del joven. Buscaron por las numerosas cuevas y abrigos de la zona, pero ni rastro del pastor, ni de la misteriosa dama de blanco. Desde entonces, la leyenda  de la mujer Encantada fue tomando presencia entre los lugareños, tanto que, al final le cogieron miedo a pastorear por el entorno del abrevadero en vísperas del santo Bautista. Por otra parte, los viajeros que iban a pie evitaban pasar por allí, sobre todo de noche, y más si era la de San Juan por miedo a que se les apareciese tras la peña la Ninfa Encantada de Fuente Caputa.

CAPÍTULO VI

          Pasaron unos cuantos años desde que Ramón me contara esta interesante leyenda cuando, en una ocasión, la curiosidad y aventura me llevaron a Fuente Caputa. Quería comprobar en primera persona, en solitario, si en la noche de San Juan una Ninfa Encantada bajaba de la peña que lleva su nombre a llenar su cántaro de agua al manantial.

          Atardecía cuando llegué al pequeño valle de Caputa. El astro rey aún dejaba escapar unos rayos de luz allá por el horizonte lejano del campo de El Ardal intentando que la luna no le robara el protagonismo. Apoyado sobre mi bastón bajo el viejo pino del nacimiento, contemplo satisfecho el embrujo cautivador de este paraje natural, entretanto, mis pulmones se colman de aire puro. La tranquilidad a estas horas de la tarde se palpa en el ambiente, casi se puede tocar. Una suave brisa me susurra al oído mientras el murmullo del agua se mezcla con los plácidos cánticos de la naturaleza.

          Como hago siempre que vengo a este lugar, me acerco a la fuente a ver cómo aflora el agua cristalina y burbujeante de las entrañas de la Tierra. Para no perder la costumbre, mojo mis manos en el agua del nacimiento para remojarme la cara. Nada más nacer, apenas unos metros, el agua atraviesa el puente de tres ojos para caer suavemente en el abrevadero transparente con algunos pequeños mantos de algas verde esmeralda que utilizan ranas y sapos para tomar el sol y cortejarse.

          Aprovechando que aún queda atardecer, camino rambla abajo junto al transparente y remansado cauce. A unos ciento cincuenta metros de la fuente, junto al Peñón de la Encantada, el lecho margoso de la rambla se transforma en calizo dando forma a las numerosas y pequeñas pozas que provocan el cántico del agua. Siguiendo el curso de la rambla por este entorno pedregoso, pocos metros más abajo, el agua se desliza por una rampa rocosa hasta la charca de la calera. Ésta es muy utilizada en verano para el baño por niños y mayores, también para la pesca, ya que abundan los peces. A partir de aquí, la caliza deja paso de nuevo a margas y arcillas y el lecho de la rambla desaparece bajo una espesa masa vegetal, principalmente carrizo, adelfas y junqueras que danzan al son del viento reinante.

          Continúo por el sendero existente entre el pinar de la margen derecha de la rambla. A estas horas del atardecer, unas agradecidas rachas de viento fresco se cuelan por entre los árboles. Junto a esta senda, unos metros más abajo, se abre una cómoda pinada a la que se puede acceder con el coche y que aprovechan algunos visitantes para comer y pasar el día. Dos sendas parten de esta zona: una más cómoda y señalizada entre los pinos de la ladera, la otra, muy estrecha y sinuosa junto al curso del riacho, entre tomillos y baladres, entre carrizo y junqueras; sigo por ésta. En algunos tramos, en el álveo del arroyo se entremezclan las margas con la caliza abriendo espacios donde el susurro del agua te invita a cruzar el espeso matorral y asomarte. A medida que voy andando, la senda se complica con vegetación de más de dos y tres metros de altura que impide ver el sendero más allá de dos pasos. En diversos trechos del recorrido, la senda se mezcla con el lecho de la rambla teniendo que trepar por el testero.

          Después de unos minutos de caminata por este retorcido y angosto sendero, como por arte de magia, desaparece el lecho margoso y vuelve el calizo creando una losa que ocupa todo el ancho del cauce formando una suave rampa con numerosas pozas que desaguan en una pequeña caída sobre una amplia charca. La mayor parte de ella cubierta por abundante vegetación que se alimenta de una espesa capa de sedimentos arrastrados en las avenidas, lo que dificulta su uso para el baño por su peligrosidad y estancamiento de residuos.

          Salvo este pequeño desnivel de suelo pedregoso por la margen derecha con la ayuda de un pasamano de acero sujeto a la pared rocosa. Andando entre pinos y matorral, dejo atrás esta charca y su espesa vegetación. Unos pasos más abajo la rambla hace un recodo y se encajona entre enormes paredes pétreas dando paso a un lecho roqueño muy escabroso y pulido con el paso del tiempo. Continuar se torna más peligroso por lo accidentado y resbaladizo del terreno, por lo que hay que andar con cuidado dando cortos saltos entre las rocas para librar los pequeños charcos por donde circula el agua.

          La rambla se va haciendo cada vez más estrecha y profunda formando un desfiladero. El paisaje va adquiriendo un atractivo singular con el discurrir inquieto del agua cristalina al caer de poza en poza. Prosigo vaguada abajo por la derecha y parte más elevada del lecho. Al final de este tramo, aprovechando unos salientes rocosos, se construyó hace décadas una pequeña presa, hoy sin uso alguno. Pero lo mejor está por ver, a mis oídos llega el eco lejano y agradable del agua al caer sobre la gran charca.

          Subido sobre la roca donde se apoya este muro, contemplo dichoso la belleza salvaje de este rincón conocido como El Charcón, único en la Región de Murcia. Desde esta atalaya natural, el paisaje da un vuelco espectacular. La rambla cae en picado y se abre una hondonada llena de contrastes. Bajo mis pies, a unos diez metros, se encuentra la amplia charca llena de agua limpia, verde, abundante. En la margen izquierda, desde lo más profundo del Charcón, arranca una enorme pared vertical de roca viva que sirve de trampolín para los bañistas más atrevidos. Sin que sirva de precedente, la mano del hombre ha contribuido al atractivo del lugar con un monumental acueducto de cuatro enormes arcos que cruza la rambla de lado a lado. Junto a unos de sus pilares, una imponente roca de cientos de toneladas, estremece al visitante al imaginar el estrépito que tuvo que ocasionar tras caer desde unos ochenta metros de altura hace ya muchos lustros, siglos, milenios tal vez.

          Continuar cauce abajo habría sido casi imposible si no fuese por el paso estrecho labrado en el recodo de la pared rocosa de la derecha que unos metros más allá desaparece para dejar paso a una ladera arcillosa poblada de pinos. Aquí se abre una senda entre los árboles que nos conduce al pie de El Charcón.

          ¡Maravilloso! ¡Imponente! Si desde arriba se ve este paraje extraordinario, desde el pie de El Charcón se ve fascinante, inmenso. El salto de agua, las enormes paredes calizas, el colosal acueducto… se elevan infinitos hasta el firmamento. Entretanto, el enorme pedrusco me empequeñece. Pero es el sonido del agua al precipitarse sobre la gran charca el que me produce un agradable remanso de paz. La tranquilidad que se respira en el ambiente envuelve mi mente en un placentero relax mientras disfruto en solitario la magia y encanto de este lugar.

          Perdido en mis ensoñaciones, no me percato de que el crepúsculo de la noche se ha apoderado de la rambla. La oscuridad me produce desasosiego, pero intento controlar mis emociones y pongo rumbo de regreso al nacedero. Mi conocimiento del terreno me da cierta seguridad ante la escasez de luz. A medida que pasa el tiempo, el nerviosismo va haciendo mella en mi cuerpo y no puedo evitar el meter los pies en una poza. Los sonidos que antes llegaban a mis oídos en forma de música ahora suenan amenazantes, no dejo de mirar una y otra vez atrás, de un lado a otro. Después de una eternidad, llego hasta el coche casi sin respiración, sin resuello, más producto de la congoja que de la fatiga. Sentado sobre las raíces del viejo pino que hay junto a la fuente recupero el aliento.

CAPÍTULO VII

          Es noche de San Juan, noche de solsticio, noche de embrujo. Un semillero de estrellas se suma a esta noche mágica. La temperatura es agradable, una sedosa brisa corre bajo el viejo pino, pero estoy inquieto, nervioso, asustado. La belleza de estos parajes se vuelve siniestra con la oscuridad. En el silencio de la noche, hasta mis oídos llegan ruidos raros, extraños, de todas direcciones. Noto como si alguien me observara. El recuerdo de una antigua noticia funesta me estremece. No en vano, muy cerca de aquí, a finales del siglo XIX, salía en la prensa el macabro suceso (6) del hallazgo de un cadáver en la Vereda de Caputa horriblemente destrozado a hachazos. Definitivamente, el miedo se ha apropiado de mi mente. No aguanto más y me meto dentro del coche, bajo los seguros de las puertas (como si esto frenara a las ninfas) y espero aterrorizado la llegada de la medianoche que, pese a que es la noche más corta del año, a mí se me hizo la más larga.

          Agarrado al volante y con la mano puesta en la llave del arranque, no quito ojo del reloj. Los minutos pasan lentos, pausados, angustiosos. Sufriendo este trance: ¡por fin llegan las doce de la noche! Nada extraño ha ocurrido, me doy cinco minutos de rigor antes de certificar que nada sobrenatural ha sucedido en esta noche de San Juan en Fuente Caputa. Pero, cuando me disponía irme, un destello de luz aparece tras la Peña de la Encantada. Sin pensarlo dos veces, arranco el coche y me largo de allí echando leches. Mientras cruzo el puente, de nuevo vuelvo a ver la luz tras la peña, esta vez el destello es más intenso y prolongado. Salgo al asfalto y tomo dirección El Ardal por no pasar por la Encantada. Una y otra vez miro por el retrovisor, por suerte no veo nada que me persiga. Ya en la carretera de El Monteral, lejos de la fuente, comencé a tranquilizarme.

          Sin embargo, en una curva de la carretera las luces del coche iluminan la lápida mortuoria de mármol blanco situada junto a la cuneta en un pequeño montículo, de nuevo la leyenda golpea mi mente, vuelve el pánico. Según cuenta la tradición, en ese lugar fue abatido a tiros un mozo cuando iba a ver a su amada por otro joven celoso y despechado. Me dejo llevar por la imaginación mientras acelero el coche para alejarme a toda prisa. Preso de pavor, bajo las peligrosas curvas de esta carretera zigzagueante de forma temeraria y, ¡cómo no!, en una noche como ésta no podía faltar en mi fantasía la famosa leyenda de la joven de la curva: «…para que aquí me maté yo…»

          No me tranquilicé hasta llegar a El Niño. Una vez en el pueblo, aparqué el coche y camino de mi casa pasé junto a la hoguera de San Juan que se celebra en el  barrio del mismo nombre. Aún estaba humeante, aunque era yo el que echaba chispas. Ya en casa conté a mi esposa lo que me había sucedido, su rotunda respuesta me dejó boquiabierto: ¿Por qué no has esperado a ver qué era esa luz? ¿…?

La leyenda continúa…

CAPÍTULO VIII

          Seguidamente, voy hacer un pequeño resumen de algunas versiones escritas y publicadas en distintos formatos sobre La Encantada de Mula. Pero antes, quiero relatar una versión oral sobre la Encantada de Caputa que, cosas del azar,  me han contado poco antes de cerrar esta leyenda. La historia, aunque no es igual, tiene semejanza con ésta y otra de las versiones escritas. Merece la pena contarla porque contiene otros matices interesantes.

          Como decía, he tenido noticias de esta leyenda por casualidad o ¿por el destino? El caso es que María Encarna Delgado, portadora de esta versión, al ver la noticia de esta leyenda en las redes sociales despertó en ella entrañables recuerdos casi olvidados, arrinconados tal vez. Me contó que, hasta su adolescencia, hace treinta y tantos años, estuvo viviendo con sus abuelos en el campo de El Ardal, no muy lejos de Fuente Caputa. Recuerda que desde muy niña su abuelo, Pedro Caballero apodado “El Talento”, le contaba la leyenda de una Mora Encantada y de un tesoro escondido no se sabe dónde, pero que era poco el caso que le prestaba dada su corta edad. No desistió el abuelo de contarle la historia a su nieta. Siendo ya una niña de edad comprensiva fue cuando María Encarna comenzó a escuchar y retener la leyenda de la Encantada. Un mito que el destino le ha hecho rememorar de esta forma:

          «Me acuerdo que mi abuelo me decía que en el peñón de Fuente Caputa vivía una “Encanta” en una cueva que hay allí. Me contaba que siendo él mocico, se decía que el que soñaba una noche con ella tenía que ir a la cueva y excavar tres escalones que hay dentro, entonces se le aparecía y le contaba dónde estaba escondido el tesoro.

          Después de muchos años, un primo de mi abuelo, Juan Pedro, le contó que una noche de San Juan que hacía mucho viento, soñó con la “Encantá” y se fue al Peñón. Estuvo casi toda la noche cavando en la cueva. Destapó dos escalones de piedra pero el tercero le dio miedo y salió huyendo. De regreso a su cortijo se encontró una orza y al cogerla notó que pesaba mucho.  Pensó que era el tesoro, pero con el miedo que llevaba en el cuerpo no se entretuvo en mirar lo que llevaba dentro. Una vez en su casa, antes de entrar, metió la mano en la orza y al tocar aquello tan fino creyó que era arena y la vació en el bancal. Al caer en la tierra vio que la “arena” brillaba mucho en la oscuridad de la noche, entonces se dio cuenta que era el tesoro de verdad, ¡¡¡oro molío!!! Pero ya era tarde, el fuerte viento que soplaba esa noche de San Juan se lo llevó volando.

          En una ocasión, siendo ya una adolescente, me acuerdo que mi abuelo me llevó a Fuente Caputa a ver la cueva de la “Encantá”. Subiendo por la ladera no paraba de contarme la leyenda y lo que le pasó a su primo. Una vez dentro, pude ver los dos escalones de piedra que había destapado el primo de mi abuelo, pero no había nada más»

          Debo reconocer que la leyenda de María Encarna me sorprendió. No esperaba que hubiese alguien que tuviera conocimiento de ella por transmisión oral de sus mayores. Y, pese a que tiene algunas lagunas, fue grato escuchar de boca de una persona la leyenda de La Encantada de Fuente Caputa. No menos descolocado me dejó la afirmación de la cueva. He estado en numerosas ocasiones en esa peña, incluso buscando la cueva, nunca la vi, y eso que presumo de conocer estos parajes como la palma de mi mano. Ni que dudar tiene que, al día siguiente fui a buscar esa cueva y, allí está, con sus dos escalones de piedra al descubierto, esperando que alguien, una noche de San Juan, destape el tercer escalón y…

          Cuánta belleza, cuántos recuerdos; cuánto misterio, cuántos enigmas esconden estos parajes del entorno de Caputa. El mito sigue vivo, Ninfa, Mora, Cristiana… Cuan grande es esta leyenda.

…………

          En 1910, Boluda del Toro escribe su leyenda de La Cueva de la Encantada situando ésta por el barrio de La Fuensanta de Mula. Nos cuenta que allá por el año 1668, una joven llamada Mari Llamas mientras hacía las labores de la casa derramó sin querer el agua del cántaro que tenían para beber y asearse. Antes de que despertara su padre de la siesta fue a la fuente que había cerca de su casa a reponer el agua del cántaro. Mientras esperaba que se llenara, Mari Llamas se guareció del sol en una cueva que había cerca de la fuente, en la espera, se quedó dormida. El ladrido de un perro la despertó sobresaltada. Un apuesto joven apoyado sobre la caña de su escopeta la contemplaba mientras dormía. A partir de aquí, entre ambos nació una relación y un final inesperado. Continuar leyendo en: Gregorio Boluda del Toro: Leyendas de la Ciudad de Mula y su tierra. Edición de J. González Castaño y G.J. Martín-Consuegra. Murcia 2006.

          Ricardo Montes y Esmeralda Mengual nos cuentan su leyenda sobre La Cueva de la Encantada que sitúan en Fuente Caputa. En esta versión la Encantada es una ninfa náyade, una mujer joven y bella de largos cabellos dorados que se acaricia con un peine de oro. Esta leyenda nos traslada a los años treinta del siglo XX, cuando Pedro cuenta a los autores su experiencia. Pedro dice que las ninfas no son buenas. “La Encantá te pone la trampa y si caes estás liquidado. Salen una vez cada montón de años y se te aparece de noche o la sueñas tres veces. Sólo la puede ver quien ella elige. Yo soñé tres noches seguidas que había un tesoro en Caputa y que me iba a cavar a la cueva de La Encantá…” Allí se le apareció la ninfa mientras buscaba el tesoro. Los autores nos cuentan que, tras escuchar el relato de Pedro, el Tío Paco se animó y les contó lo que le pasó a su padre siendo mozo con La Encantada. Continuar leyendo en: Ricardo Montes Bernárdez y Esmeralda Mengual Roca: Mitos y leyendas de las cuevas y yacimientos prehistóricos de Murcia. Biblioteca Murciana de Bolsillo N. 108. Murcia 1990.

          En el 2004 José María Galiana desde el diario La Verdad nos cuenta que:  «El lugar tiene cierto magnetismo, de modo que volví una tarde de luz cristalina, esta vez desde Yéchar, y supe de la leyenda de la Mujer Encantada, una mora u ondina que la noche de San Juan, desde el Peñón de Caputa, llamaba a los caminantes y les pedía un beso para quedar liberada del encantamiento.»  http://servicios.laverdad.es/guiaocio/pg160704/suscr/nec1.htm

…………..

Notas:

(1) Según Sánchez Maurandi, tomo IV de su Historia de Mula, año 1956, «José Perea Sánchez, sacerdote, instituyó con su hermana vínculo con la labor de Veto, la Rambla de Perea y la casa que habitaban de la calle del Chorrador para el hijo de ella y, extinguida su sucesión, pasase a la de su hermano Juan.» Esto sería a finales del XVII, principios del siguiente.

(2) En 1335, El rey Alfonso XI confirma a Mula todos los privilegios concedidos por los reyes cristianos desde Fernando III. Entre estos privilegios se encontraba la donación de la dehesa de Caxitán que entonces comprendía los campos del actual Cagitán, Ardal y Veto.

(3) En los mapas geográficos actuales, figura como Vereda de Valentín. En el mapa del Instituto Geográfico Catastral y Estadística de 1933 aparece como camino del Pantano. En un escueto mapa realizado por M. Muñoz titulado: “Croquis Geografo – Topografico del terreno comprendido entre Mula, Ciezar, Moratalla y Carabaca executado y presentado en Bullas el 25 de septiembre de 1811”; esta misma zona es conocida como Caputa.

(4) El 3 de agosto de 1648, el alcalde de Mula abre diligencias contra Jusephe de Escámez y sus bandoleros. Archivo Municipal de Mula.

(5) En 1858 una riada se llevó parte de la posada vieja. “LA PAZ” Diario de Murcia, martes 28 de septiembre de 1858. Página 2, columna 3.

(6) Noticia publicada en EL DIARIO DE MURCIA, el jueves 14 de noviembre de 1889. Página 2, columna 4. Esta vereda es la mencionada en la nota 2.

Mula, 13 de junio de 2013

Juan Gutiérrez García

Rambla Perea color

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA LEYENDA DE LA NINFA ENCANTADA DE FUENTE CAPUTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s