Presente y ¿futuro? del Convento de las Monjas de Mula

PRESENTE Y ¿FUTURO? DEL CONVENTO DE LAS MONJAS DE MULA

     Claustro altoQue duda cabe, que el Real Monasterio de la Encarnación de Monjas Clarisas es el edificio más emblemático de Mula después del castillo, por tanto, el interés ciudadano por el mismo siempre es de actualidad. Debo reconocer que, el haber vivido los primeros veinte años de mi vida en la calle de Las Monjas y muy cerca del convento, me hace tenerle un cariño especial, no en vano, de niño han sido decenas de veces las que he cruzado esa puerta de clausura que encierra tanta curiosidad y misterio para los de fuera.

     Hace un año (1) escribía una reflexión, honesta, sobre la situación actual (bajo mi punto de vista) en la que se encontraba la comunidad de religiosas del convento. Una situación que desde la calle apenas si apreciamos los ciudadanos, pero que se torna difícil tras el umbral de la puerta. Doce meses después de aquella primera reflexión, la ausencia de información a nivel de calle me hace pensar que nada ha cambiado y si lo ha hecho ha sido para peor. Espero que el año que viene por estas mismas fechas tenga mejores reflexiones que contar.

     En aquella ocasión comentaba, más o menos, que el reducido número de monjas siete u ocho a lo sumo y la edad avanzada de la mayor parte de ellas podría ser un problema para el conjunto de la congregación a la hora de desarrollar las labores cotidianas propias de un convento de esa magnitud. La generación de ingresos es otro de los graves problemas a los que se enfrenta la comunidad dado el escaso número de monjas para desarrollar labores productivas. Estos problemas que deben afrontar día a día las Madres Clarisas puede terminar con el traslado, no deseado, de toda la comunidad a otro convento de no sabemos donde, si Dios no lo remedia.

     También reflexionaba, a modo de pregunta, a quién pertenecería el convento en el supuesto caso de desaparecer la comunidad de religiosas: a la iglesia o al pueblo que fue quien cedió el terreno, la ermita de los Olmos y la mayor parte de dinero para la construcción del edificio. Naturalmente aquí se puede emplear el dicho famoso de «Santa Rita, Rita…» Aunque, en realidad, mi planteamiento sobre la propiedad era más de forma moral que legal, porque legalmente la propiedad  del convento pertenece a la fundación de las Claras u Obispado, aunque no es menos claro que, moralmente la propiedad debería pasar al pueblo llegado el caso.

     Pero en aquel pequeño artículo había mucho más. Había un mensaje evidente a todos los grupos políticos de Mula para que estén al tanto del presente y futuro del Real Monasterio de la Encarnación. Para que estén en contacto con las monjas y conozcan de primera mano la situación en que se encuentra la comunidad dentro del convento. Lo ideal sería que Ayuntamiento y Comunidad Autónoma se pusiese en contacto con las autoridades religiosas y lleguen a un acuerdo para evitar que el convento quede en estado de abandono y sin ajuar cuando llegue (que llegará) el triste y doloroso día en que las pocas madres clarisas que queden tengan que dejar su hogar conCoro bajo destino a otra ciudad.

     Quiero puntualizar que cuando digo ajuar estoy refiriéndome a muebles, enseres, decoración y otros elementos comunes y propios del edificio religioso, nunca a las pertenencias personales y sentimentales de las monjas. Debemos tener en cuenta que la permanencia de este ajuar es importante y fundamental para llevar a cabo un proyecto de reapertura (repito, en caso de que las monjas tengan que abandonar el convento) para visitas turísticas que contribuya al mantenimiento económico del edificio. Con el convento vacío de enseres sería problemática su apertura al público.

     Pero mientras esto llega no estaría de más, por parte de las autoridades, llevar a cabo algunas iniciativas que ayuden al sustento económico de la comunidad religiosa. Por ejemplo, la apertura a grupos organizados en horarios y días determinados de una zona conventual que interfiera lo mínimo posible en el quehacer íntimo de las monjas y sea de interés para los visitantes. (Reseñar que este tipo de iniciativas se están llevando a cabo en muchos monasterios). También se podrían habilitar las aulas del antiguo colegio de enseñanza para hacer un museo o exposición permanente de objetos, reliquias y arte religioso cedido por cofradías y ciudadanos en general mientras la exposición esté abierta al público. Como no, sería lReal Monasterio de la Encarnacióna ocasión ideal para dar vida al tan deseado museo del Niño del Balate y otras exposiciones temporales. Naturalmente, todo esto sería con el consentimiento y aprobación de las monjas y a ser posible bajo su propia tutela.

     En definitiva, intentar mantener el convento tal cual se encuentra ahora, contribuyendo a que las monjas vivan dignamente. Lo ideal sería que aumentase la comunidad, pero en el caso de que las religiosas, por las circunstancias que sean tengan que abandonarlo, pase el edificio con su ajuar común a propiedad pública para su apertura y mantenimiento al ser un edificio histórico declarado B.I.C.

Seguiremos al tanto.

(1) https://juangutierrezgarcia.wordpress.com/2012/05/07/el-convento-de-monjas-de-mula/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciudad de Mula y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s