La Cruz de El Charcón

LA CRUZ DE EL CHARCÓN

       

         El abrigo de El Charcón se encuentra en un paraje envidiable del término de Mula. Situado en el curso alto de la imponente Rambla Perea, desde su atalaya natural se divisa un paisaje espectacular de una belleza extraordinaria. Bajo los pies del abrigo, por el profundo y rocoso lecho de la rambla, discurren las aguas que emanan de la fuente de Caputa para caer en la charca que da nombre a nuestro protagonista. Hasta el abrigo llega el sonido rítmico y agradable que produce el agua al caer en la gran poza. Entre saltos y fuertes corrientes, el agua se pierde rambla abajo en medio de la espesa vegetación y los meandros que forman las enormes paredes de caliza y marga boscosa.

          El abrigo lo forma un farallón descomunal. La cabida en su máxima amplitud  tiene unos 30m de ancho, 4.5m de fondo y 7m de alto, mientras que la visera o cornisa del abrigo tiene un espesor de uno 5m de roca. A continuación del espacio protegido por el abrigo, el suelo se prolonga con una terraza de 3m hasta el cortado que forma una fuerte pendiente de tierra y rocas sueltas hasta la profundidad de la rambla. A la derecha del abrigo, la terraza se ensancha ampliamente y la pendiente de tierra deja paso a una pared de caliza con una caída de vértigo de unos 30m hasta el fondo del charcón de agua.

          Cuando hablamos de abrigos rupestres, inmediatamente el subconsciente nos traslada a la prehistoria. Nos imaginamos, más o menos, como son las manifestaciones pictóricas que nos ha legado el hombre de la Edad de Piedra en las cuevas, cavernas y abrigos que habitaba: animales, herramientas, signos, representaciones humanas, escenas de caza,… Y tal vez debería ser así, porque según la RAE rupestre es relativo a la roca, por tanto tenemos pinturas rupestres hasta la noche de los tiempos. Aunque a decir verdad, las prehistóricas son pinturas y las presentes son más bien pintadas.

          Dejando aún lado cuando una pintura en la roca es rupestre o no, podríamos decir que el abrigo de El Charcón no es un abrigo al uso. Pese a su amplio espacio, su habitabilidad natural es casi imposible debido a que la cornisa o visera de la roca que forma la cabida no es muy pronunciada y además, carece de amparo en los lados que lo proteja de los vientos y el frío.

          Sin embargo, El Charcón es uno de los abrigos más importantes en arte rupestre de su estilo del Levante Español. En la Región de Murcia, apenas si hay tres o cuatro yacimientos con pinturas de este género que sean representativos. La mayor parte de sus numerosas pinturas son cruciformes, algunas de las cruces de un tamaño considerable, lo que le confiere una condición de santuario. También hay bastantes inscripciones.

          Asimismo, podríamos decir que las cruciformes de El Charcón nada tienen que ver con las de otros abrigos de su estilo.  Si las comparamos, por ejemplo, con las del abrigo de la “Ventana” en Moratalla (Bernal, Mateo y Pérez, 1996) vemos que son muy diferentes. Las cruciformes de Moratalla son difíciles de clasificar con alguna tipología o ritual, mientras que las de El Charcón todas tienen su tipología y simbología cristiana.

          Actualmente, la mayor parte de estos grabados sufren un deterioro importante debido, en mayor parte, a los agentes atmosféricos, sobre todo por el viento que afecta sobremanera en la composición de la caliza rocosa provocando su erosión y descamación con el paso del tiempo y, como no, al estúpido vandalismo destructivo del hombre. Pese a todos estos inconvenientes, naturales y desnaturalizados, aún conserva numerosas pinturas en buen estado. Según investigaciones, se supone que gran parte de la pared vertical de este farallón pudo estar decorada por cruciformes, escritos y otro motivos. (Véase a Montes Bernárdez y Sánchez Pravia “Informe sobre las investigaciones realizadas en el abrigo de el Charcón, Mula, Murcia”)

          Tres colores se han empleado en esta estación rupestre, el blanco, rojo y negro, siendo este el orden de más antiguo a menos. Parece ser que sólo se ha utilizado el blanco para las figuras cruciformes, aunque habría que limpiar la pared para confirmarlo. Las pinturas son difíciles de datar, aunque en el informe citado no las suponen anteriores al S. XV.

          Como ya he apuntado anteriormente, a pesar del lamentable estado que presenta el abrigo de El Charcón, aún se pueden apreciar numerosas pinturas en su pared vertical. Se observan más de una veintena de figuras cruciformes de varios tipos realizadas con una pigmentación pastosa blanca llamada albayalde (no confundir con yeso) y utilizando los dedos o alguna especie de pincel hecho a base de pelos de animal para el trazado, éstas parecen ser las más antiguas. De pigmentación roja se ven bastantes dibujos ilegibles y otros en forma de letras, algunos de ellos practicados encima de las cruces blancas, también se aprecia otro tono rojizo que merece una atención ya que aparenta más antigüedad. De color negro hay unos cuantos escritos, como si fuesen nombres, estos de fechas más cercanas.

          Son varios los tipos de cruces existentes y todas ellas están vinculadas al cristianismo: griega, latina, patriarcal, de doble brazo con pedestal,… Pero de entre todas ellas hay una que destaca especialmente. Es una cruz potenzada con forma latina adosada a un escudo guerrero de la Edad Media. Bajo mi punto de vista, esta pintura es la clave para aproximarnos al origen del arte rupestre del abrigo de El Charcón.

          La cercanía (relativa) de estas pinturas cruciformes nos lleva a una reflexión y aventurar una teoría que, aunque no esté fielmente apoyada en documentación de la época, si es un elemento importante para afirmar que dichas pinturas fueron realizadas en la primera mitad del S. XII por una persona con un cierto nivel cultural y fuertes creencias cristianas. Una persona que vivió como eremita en la Rambla Perea utilizando el abrigo de El Charcón a modo de santuario, mientras moraba en otro muy cercano a éste.

¿Por qué son de la primera mitad del S. XII?

         En primer lugar, partimos de la base que el símbolo de la cruz es tan antiguo como las civilizaciones y que son decenas de representaciones las que se han ido incorporando a lo largo de los siglos. Las que podemos ver en el abrigo de El Charcón son en su mayoría de las más antiguas adoptadas por movimientos católicos, por los seguidores de Cristo.

          Como he apuntado más arriba, la clave para datar estos grabados pictóricos está en la cruz potenzada del escudo. ¿Por qué en ésta? Si recordamos un poco la historia, veremos que a finales del S. XI tuvo lugar la Primera Cruzada en la cual, los cristianos obtuvieron una gran victoria sobre los musulmanes en Tierra Santa. Tras aquella conquista, cincuenta caballeros de armas quedaron como custodios de la tumba del Salvador y fundaron, con bula papal, la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro, corría por entonces el año 1098. Como símbolo de la orden tomaron una cruz griega potenzada de color rojo. Igual que ésta, es la cruz que hay en el escudo de El Charcón, aunque debo apuntar que el autor la modificó alargando el palo de abajo (por eso aparenta latina) como se hacía en los alargados escudos de armas que utilizaban los aguerridos guerreros en la Edad Media, tal cual se aprecia en algunas representaciones antiguas. Esto también ocurre con otras cruces similares, como pueden ser la de los caballeros templarios o calatravos. Pero no sólo existe la cruz potenzada del escudo, hay otra más, ésta con forma griega, la misma que llevaban en sus mantos los caballeros del Santo Sepulcro.

          Siguiendo con nuestra teoría, recordemos que a partir de la segunda mitad de la centuria citada vieron la luz otras órdenes de caballería que gozaron de mucha fama y devoción entre los españoles, como fueron la del Temple año 1118 confirmada por bula 1139, Calatrava año 1158, Santiago año 1170 y Alcántara año 1176, entre otras. También surgieron órdenes religiosas con mucha fuerza como franciscanos y dominicos a principios del S. XIII. Teniendo en cuenta los conocimientos en simbología cristiana del autor de las pinturas, me cuesta mucho creer que si las hizo a partir del S. XV en adelante, no pintase las mencionadas cruces del Temple o Santiago, ni de ninguna orden religiosa (por lo menos no se conoce que lo hiciera). Por tanto, me inclino a pensar que las cruciformes de El Charcón fueron realizadas en la primera mitad del siglo XII.

¿Quién y qué era esta persona?

          Saber la identidad de nuestro personaje es tarea imposible, aventurada diría yo, si bien podemos intuir que pudo ser de su vida antes de retirarse como eremita. Por su fe y conocimientos, pienso que pudo ser un viejo hidalgo o clérigo que se refugió como ermitaño en la Rambla Perea para ensalzar su fe en Dios lejos del control musulmán que dominaba en aquella época el Reino de Murcia. Musulmanes y cristianos y después cristianos y musulmanes, vivieron juntos durante muchos siglos, se necesitaban los unos a los otros. Dice la Escritura de Población que, tras la reconquista de Mula por el infante Alfonso en el año 1244, «desembargó a más de mil cristianos de cautiverio».

          Según documentos del S. XVIII  que hablan de tradiciones y leyendas de la época, unos doscientos años antes, un cura apellidado Perea su retiró como eremita a la rambla y desde entonces era conocida como la rambla del padre Perea. De hecho, Sánchez Maurandi en el tomo IV de su Historia de Mula, año 1956, dice que: «José Perea Sánchez, sacerdote, instituyó con su hermana vínculo con la labor de Veto, la Rambla de Perea y la casa que habitaban de la calle del Chorrador para el hijo de ella y, extinguida su sucesión, pasase a la de su hermano Juan.» Esto sería a finales del XVII, principios del siguiente.

          No discuto estos hechos, documentalmente parecen estar bien avalados. Sin embargo, al igual que he mencionado anteriormente, si el autor de las pinturas de El Charcón fue el mencionado padre Perea en el S. XVI, éste vivió en una época en que la simbología cristiana era muy abundante y por tanto extraña que no hayan cruces y emblemas cristianos de su tiempo. Sorprende que la tipología de las cruces se quedase en el S. XII.

A modo de conclusión.

          En definitiva, el abrigo de El Charcón es una estación rupestre de referencia en el arte cruciforme español. Por las razones ya expuestas anteriormente, las cruces no fueron realizadas más allá de la primera mitad de la centuria del XII. Tampoco dudo que el autor debió ser una persona culta, tal vez un monje eremita que prefirió vivir el resto de su vida dedicado a la fe de Cristo alejado de la sociedad “hereje” que en aquella época dominaba la mitad de la Península Ibérica.

          Pero no podemos obviar el informe de Montes Bernárdez y Sánchez Pravia que apuesta  cronológicamente por el siglo XV–XVI como el origen de las pinturas de El Charcón (a mi juicio, erróneamente).

          Lo cierto es que, la cruz latina potenzada enmarcada en un escudo medieval, debería ser un icono en el arte rupestre muleño. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que las mencionadas cruces fueron realizadas un siglo antes de la reconquista cristiana del Reino de Murcia y un siglo antes de la leyenda de la cruz patriarcal de Caravaca.

          Sea como fuere y cuando fuere, si se quiere conservar las pinturas, debería ser protegido el abrigo del vandalismo y consolidar las pinturas antes de que se desprendan definitivamente de la pared rocosa y se pierdan para siempre.

Para descargar artículo pincha aquí: La Cruz de El Charcón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Cruz de El Charcón

  1. pepe dijo:

    Dios esta en todas partes.

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Extraño escudo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s