Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo

          Allá por el año 1983 se ponía en marcha desde Mula, lo que hoy conocemos como Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo. Entonces, el envite era complicado, atrevido, reunir a los distintos pueblos de la geografía española que tenían en común el tambor y  el bombo como tradición, no era cosa fácil. Felizmente, tras varios años de ajustes, las Jornadas se han convertido en uno de los eventos nacionales con tradición histórica más dignos de contemplar. Pasión, emoción, sentimientos, magia, se dan cita cada año entorno al tambor y el bombo en uno de los  pueblos que conforman este consorcio etnológico.

          Sin embargo, las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo corren el riesgo de colapsarse. La integración de Jumilla en el consorcio puede ser el punto de partida para que este evento desaparezca en unos años.  En la Región de Murcia, son muchos los pueblos los que están incorporación tambores a su Semana Santa sin ningún sentido tradicional y si como medio de entretenimiento festero para atraer visitantes y turistas: Jumilla, Cieza, Las Torres, Campos… La provincia de Albacete puede seguir el mismo camino, de momento, que tengamos conocimiento están los de Chinchilla. Desconozco si esto está ocurriendo en otras provincias aragonesas o andaluzas.

Lo cierto y verdad es que, abrir las puertas a la adhesión de Jumilla puede acarrear una petición masiva de otros pueblos a los que moralmente no se les podría decir que no una vez abierta la puerta. De paso, esto fomentará nuevas tamboradas y en veinte años puede haber tal cantidad de pueblos con tambores y bombos, que haría imposible la organización de un evento como las Jornadas Nacionales. Ninguna ciudad podría costear, albergar y garantizar la seguridad de tal cantidad de representantes y visitantes sin un riesgo serio de incidentes desagradables y peligrosos para la integridad de las personas.

Pero, lo peor y más preocupante para las Jornadas será la pérdida de magia y encanto  que traerá este hacinamiento de nazarenos. La pasión y emoción que vivimos los pueblos con raigambre tamboril como Alcañiz, Hijar, Calanda, Hellín, Tobarra, Baena, Moratalla, Mula,… se vería seriamente afectada. Una tradición tan singular con siglos de historia de unos cuantos pueblos de España, corre el riesgo de perder su singularidad y convertirse en algo vulgar y masificado. El consorcio de las Jornadas debería cerrar la participación de “otras” tamboradas y admitir sólo a aquellas que tengan una tradición consolidada de muchas décadas, como las Turbas de Cuenca. En sus manos está conservar el sonido mágico de los Tambores y Bombos como patrimonio de la humanidad.

Quiero finalizar diciendo, que no hay nada personal contra ningún pueblo, en absoluto. Esta, es simplemente una opinión que sólo busca preservar una tradición bicentenaria de unos pocos pueblos repartidos por la geografía española. Pensamos que la incorporación de nuevos pueblos rompe de alguna manera el espíritu legendario de su nacimiento.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s