Ley Antitabaco

La Ley Antitabaco (Ley 42/2010 del 30 de diciembre)

          Menuda la ha liado el Gobierno de Zapatero con la dichosa Ley 42/2010 del 30 de diciembre, conocida como Ley antitabaco. Si quedaba algún español que no estuviese cabreado por culpa de la prolongada crisis económica, se lo ha cargado con lo del “fumete”. Yo no soy fumador desde hace un montón de años, pero pienso, que la ley es demasiado dura para los fumadores. La restricción de lugares donde se puede fumar deja a estos adictos a la nicotina en la calle y casi marginados. Estoy de acuerdo en que había que atajar el humo en muchos espacios utilizados por todos los ciudadanos como pueden ser hospitales, colegios, centros de trabajo cerrados, espacios de ocio con libre acceso para niños, incluso, puedo ver bien que se incluyan los aeropuertos y lugares parecidos. Pero coño, bares, cafeterías, discotecas, restaurantes y asimilados, eso no lo veo tan bien. Y no lo veo bien porque a estos lugares vamos por placer y por el placer de fumarnos un cigarrillo mientras nos tomamos un café, una copa o charlamos con los amigos y amigas. Pienso, que habría sido suficiente con separar físicamente la zona de comedor en bares, restaurantes, hoteles y obligar a poner eficientes extractores de humo en el resto de zonas de uso común para ocio. Con estas medidas se habría protegido suficientemente a aquellos que no fumamos y se habría evitado este enfrentamiento entre fumadores y no fumadores.

          Cierto es que en otros países europeos tienen una ley similar,  pero ¡joder!, España es diferente, los españoles no somos como el resto de europeos o norteamericanos, si vienen tantos turistas a visitarnos es por nuestra idiosincrasia. Esto es lo que tienen que asimilar los gobernantes, que somos diferentes al resto y lo bueno es que queremos ser diferentes, esta es nuestra cultura y el día que seamos igual que ellos, sencillamente los turistas se irán a otro país.

         En fin, el único vicio que se puede permitir el pobre y ahora es casi un perseguido. Eso si, los pudientes, los ricos, tienen la opción de apuntarse a un club de fumadores y echar humo hasta por las orejas. Pero bueno, yo del pobre me haría el loco o me pasaría la ley por el forro, ya que en el loquero y en el trullo se puede fumar a pajera abierta; ¡nooo, que es broma!, quitaros del “fumete” que es muy sano para los pulmones, recuperaréis el olor y sabor de las cosas, dejaréis de ser marginados y vistos como bichos raros y sobre todo, el aliento, vuestro aliento no molestará más a vuestra pareja. Eso sí, luego tendremos el problema de que la gente dura muchos años: pensiones, sanidad, inmerso, servicios, pero bueno eso ya es otra historia.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s